Información sobre vivienda y economía

Una de las paredes de esta mansión vale más que toda tu casa: tiene frescos de Picasso

Autor: Redacción

Esta mansión, situada al sur de Francia, fue propiedad de un famoso coleccionista de arte cubista, Douglas Cooper, íntimo amigo del pintor Pablo Picasso. Éste se enamoró de la vivienda e intentó que Cooper se la vendiera, pero ante la respuesta negativa, le pidió entonces que, al menos, le cediera una de sus paredes. En ella pintó cinco grandes y magníficos frescos. 

La mansión lleva a la venta casi un año por 9,66 millones de dólares y también los frescos que se encuentran en la zona de la piscina. La villa cuenta con 7 dormitorios y dos hectáreas de jardín alrededor de la vivienda con ornamentos históricos e incluso una capilla. Hoy en día la propiedad está catalogada como monumento histórico protegido.