Información sobre vivienda y economía

Los 8 errores garrafales que siguen cometiendo los hoteles en España

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Somos el tercer país más turístico del planeta. Tenemos una red de hoteles que da envidia. Los turistas en general salen contentos. Pero, ¿Quiere decir eso que todo está bien? Estos son algunos errores que los hoteles siguen cometiendo

El café del desayuno. Cruasanes, mantequilla, mermelada,  embutidos, huevos revueltos y frutas de primera. ¿Y qué pasa con ese café "recalentao"? ¿Cuesta mucho preparar un buen café cremoso con las nuevas máquinas de expreso? ¿Por qué hasta en los hoteles de cinco estrellas (no quiero mencionar su nombre), te siguen poniendo una cosa que parece agua sucia o achicoria?

Wifi a pedales. No solo tienen un wifi que funciona a pedales sino que, sin saber por qué, la señal desaparece. Algunos siguen pidiendo dinero por un servicio que hasta el bar de la esquina da gratuitamente

El servicio inesperado. Estás por la tarde tan tranquilo y repatingado en la cama cuando de repente entra una señorita a poner chocolatinas en la almohada.  De puro querer ser serviciales, al final se convierten en un engorro

Planchas, por favor. En la mayoría de los hoteles d mediana categoría de estados unidos tienen una tabla de planchar plegada en el armario. Y aquí todavía hay que gastarse una fortuna en mandar a planchar la ropa, ante una necesidad. Muchos clientes escogen el viejo truco de abrir el agua caliente, colgar el traje de una percha e inundar el baño con vapor de agua para alisar las arrugas. ¿No supone eso más gasto para el hotel?

En busca del enchufe perdido. Cuando uno intenta conectar el ordenador que ha puesto en el escritorio, no encuentra el enchufe por ningún lado. Ah, sí, el de la tele. Entonces hay que desconectar la tele o la neverita para que funcione el chisme. ¿Tanto cuesta diseñar habitaciones con tomas de corriente?

La luz de interrogatorio. Y a la hora de echarse en la cama para leer un libro, no hay forma de colocar bien la lámpara de noche. Unas veces está tan alta y es tan potente, que parece el foco de un interrogatorio policial. Otras, la luz es tan débil que hay que acercar el libro a la lámpara para leer unas líneas

Los mismos cuadros. ¿Alguien se ha dado cuenta de que todas las habitaciones de los hoteles tienen el mismo cuadro? Es una reproducción bastante mala de un paisaje donde aparece un campo verde, un río y a veces, un caballito

Gimnasio estropeado. Y cuando te pones tu ropa deportiva para ir al gimnasio, descubres que tienen menos máquinas que los gimnasios de Cuba. Muchas de ellas están estropeadas. Hay gimnasios de hotel que tienen un juego de pesas mal atornilladas y suponen un peligro