Información sobre vivienda y economía

La carta que Colau envía a los vecinos para que denuncien los pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento de Barcelona está enviando a los vecinos una carta para que denuncien si en su edificio hay alguna vivienda turística ilegal. El consistorio dirigido por Ada Colau asegura en la carta que hay una oferta ilegal de alquiler vacacional que genera “especulación, economía sumergida y que puede dañar la convivencia en las comunidades de vecinos que los alojan”. 

Barcelona se ha proclamado como una de las ciudades que más está luchando contra los alojamientos turísticos ilegales. En las cartas que se están enviando a los vecinos el consistorio señala que quieren acabar con la oferta de alojamientos turísticos ilegales, ya que es “insostenible e irrespetuosa con la legislación vigente”. 

Por ello, desde el Ayuntamiento se ha intensificado la inspección contra las viviendas vacacionales ilegales y una de las medidas de choque puestas en marcha es implicar a los vecinos para que denuncien si en su edificio hay viviendas alquiladas de manera ilegal a turistas por un tiempo inferior a 31 días. Colau asegura que también ha ampliado el personal dedicado a esta tarea.   

No es la única medida llevada a cabo para acabar con la oferta de alquiler vacacional ilegal. Hace poco ha habilitado la página web http://meet.barcelona.cat/habitatgesturistics/ donde se puede consultar todas las direcciones de los pisos de uso turístico que tienen licencia actualmente en la ciudad y que, por tanto, son legales. 

Recuerdan que una vivienda de uso turístico son aquellas cedidas por los propietarios a inquilinos esporádicos, directa o indirectamente, a través de agencias, a cambio de una contraprestación económica y para una estancia igual o inferior a 31 días. 

Para que se considere legal la Administración debe conceder una licencia que acredite que cumple todos los requisitos establecidos por la ley. También debe disponer de cédula de habitabilidad y no pueden alojarse en ella más personas de las que ésta establece. En cuanto al interior de la vivienda, debe estar en buen estado de higiene, amueblado y contener todos los utensilios necesarios para habitarla. 

Plan de choque para luchar contra el alquiler vacacional sumergido

Estas dos medidas forman parte de un plan de choque valorado en 1,35 millones de euros anuales. Pero no son las únicas. El Ayuntamiento también ha reforzado la labor de vigilancia de la oferta sumergida con ocho nuevos inspectores, así como la aplicación de sanciones de 600.000 euros contras las viviendas que no tengan la licencia municipal. 

El titular de la vivienda turística tendrá que registrar el alojamiento en el Registro de Turismo de Cataluña (RTC), que está adscrito a la Dirección General de Turismo de la Generalidad de Cataluña. Además, debe cobrar a sus huéspedes el impuesto sobre las pernoctaciones en establecimientos turísticos de Cataluña (la tasa turística). 

Y el titular debe asegurarse de que el uso turístico de la vivienda no esté prohibido en los estatutos de la comunidad en aquellos edificios sometidos al régimen de propiedad horizontal.