Información sobre vivienda y economía

Mansiones, yates o el avión más grande del mundo: el impresionante legado de Paul Allen, cofundador de Microsoft

Wenn/Google/Wikimedia
Wenn/Google/Wikimedia
Autor: Redacción

El empresario y filántropo Paul Allen falleció hace poco casi un año a causa de un cáncer. El cofundador de Microsoft, junto a Bill Gates, contaba con una fortuna valorada en 21.700 millones de dólares, unos 19.700 millones de euros, y poco a poco se va conociendo el importante legado que dejó en herencia a familiares y a sus organizaciones benéficas. Desde el proyecto de avión más grande del mundo, a un yate de 295 millones o su gran patrimonio inmobiliario.

De la millonaria herencia que dejó Paul Allen se van conociendo algunos de sus ‘regalos’ como el megayate Octopus, que ahora se encuentra en el mercado por 295 millones de euros. El barco cuenta con 126 metros de eslora, y cuenta con 16 años de historia.

El yate cuenta con todo tipo de lujos, desde dos helipuertos a siete lanchas, una cancha de baloncesto y hasta una piscina con fondo de cristal. Hasta cuenta con un estudio de sonido profesional. Pueden dormir hasta 26 invitados, servidos por 60 empleados entre tripulación y servicio.

También ha colgado el cartel de ‘Se Vende’ al Stratolaunch, la mayor aeronave jamás construida, de la que Allen fue uno de los principales padrinos. El avión es un gigantesco monstruo de dos cuerpos unidos una única ala de 117 metros de envergadura. Tiene una altura de 15 metros y hasta 72 metros de morro a cola. Pesa 227 toneladas sostenidas sobre 26 ruedas, y se mueve con seis motores Boeing 747.

Pero el mayor secreto de Allen es su patrimonio inmobiliario repartido por el mundo. Según se sabe, cuenta desde pequeños apartamentos en Portland (Oregon) a terrenos en Beverly Hills, con mansión incluida por más de 180 millones de euros, hasta un rancho en Idaho.

Hace poco ha salido al mercado unos terrenos de 48,5 hectáreas en The Enchanted Hill (la colina encantada) en Beverly Hills por unos 100 millones de euros. Además de estos terrenos cuenta con una mansión, antigua propiedad del director de cine John Landis, en una propiedad de más de 1.000 m2.

Uno de los grandes proyectos de Allen fue el complejo de viviendas donde vivía en Mercer Island, a las afueras de Seattle. Una amplia propiedad donde levantó una mansión principal, una casa para su madre, y varias casas de invitados. Cuenta con amplios jardines, cancha de baloncesto y piscinas cubiertas y al aire libre, donde destaca un helipuerto en el mar. No está en el mercado, pero se estima que su precio alcance los 130 millones de dólares, unos 118 millones de euros al cambio actual.

También cuenta con otro gran complejo en Hawái con dos viviendas. Por Thurston Estate llegó a pagar 7,5 millones de dólares, unos 6,5 millones de euros. La vivienda principal cuenta con más de 1.100 m2, pero los terrenos alcanzan las 4 hectáreas.

Dando el salto a Europa, Allen se gastó otros 100 millones de dólares, unos 90 millones de euros, en una fabulosa mansión en plena Riviera francesa.

Pero la lista es mucho más amplia, con pisos en Nueva York, un rancho en Idaho de más de 970 hectáreas, otra mansión en Silicon Valley y otras propiedades en Santa Fe o Portland.