Información sobre vivienda y economía

Cómo iluminar bien tu casa: trucos y consejos

Foto: Dynamic Views
Foto: Dynamic Views
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

¡Hágase la luz! La iluminación en una casa es fundamental: te contamos qué debes tener en cuenta a la hora de iluminar.

La luz artificial es muy importante en una casa (por supuesto, la natural también): puedes conseguir, simplemente con un foco, dar mayor amplitud a una pieza o hacerla más oscura, según dónde lo coloques, el tipo de luz, color, etc. Una mala arquitectura (que las hay) puede mejorarse con un buen interiorismo, y un buen interiorismo siempre tiene una buena iluminación.

“El éxito de muchos espacios pequeños es que están bien iluminados y a la hora de hacerlo hay que tener en cuenta tres tipos de luz: la general, la de ambiente y la de detalle y mobiliario”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos. 

La primera es con la que nos aseguramos que tenemos las luces necesarias para ver de forma correcta: son los puntos de luz en el techo. “Si nos pasamos o no llegamos, tendremos fatiga visual que también podemos sufrirla con el deslumbramiento”, aclara. ¿Cuántos puntos de luz necesitarás en una estancia? “Muchos fabricantes ofrecen catálogos sencillos donde te indican cuántos metros cuadrados ilumina cada luminaria y desde qué altura. De forma general, hay que tener un punto de luz cada 5 metros cuadrados”, comenta.

También hay que tener en cuenta el ángulo de apertura de la luminaria, que va desde 24 grados, siendo más focal, a 120 grados, siendo más difusa. “Para salones, habitaciones y baños, recomendamos entre 24 y 35 grados. Y superiores a 80 grados para cocinas y pasillos. También existen programas sencillos como Dialux, con el que podemos iluminar de forma más profesional”.

Iluminación de ambiente: como su nombre indica, ilumina espacios para que inviten a la relajación. Si estamos viendo la televisión y leyendo con una lámpara de lectura, el resto de la estancia puede funcionar con iluminación indirecta. “Las cornisas iluminadas o los foseados en falso techo son perfectos para esta solución: llevan dentro una tira Led que permite regular la intensidad. Tanto en la iluminación general como en ambiental no debemos olvidar la temperatura de color”, explica García. Si la temperatura es de 6000º K, tendremos luz blanca y con 2500º K, luz amarilla, la elección va en el gusto de cada uno aunque recomendamos 4000º K, que es intermedia.

Iluminación de detalle: Son focos que iluminan paredes concretas u objetos, por ejemplo, el que suele estar encima de un cuadro. También, focos muy pequeños empotrados en baldas de librerías o en la balda superior de una vitrina. A nivel del suelo también se pueden poner puntos de luz: “Por ejemplo, en cada escalón de una escalera o en el recorrido de un pasillo”, finaliza.

Con todas estas pistas a buen seguro que tu casa ganará en lo que a luz (y por extensión, espacio y ambiente) se refiere.