Información sobre vivienda y economía

Carta de Warren Buffett a sus accionistas 2017: lecciones del tercer hombre más rico del mundo

Creative commons
Creative commons
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Nadie lee las aburridas cartas al accionista que publican las grandes empresas del mundo. Excepto una carta: la de Warren Buffet, presidente de Berkshire Hathaway, y uno de los hombres más ricos del mundo. Estas son las claves por las que es la más leída del planeta.

Warren Buffett no solo es uno de los hombres más ricos del planeta, sino uno de los más claros. En las entrevistas televisadas o publicadas en prensa, llama la atención por su claridad, a pesar de que su mundo –la Bolsa– está lleno de términos incomprensibles.

Esa faceta comunicativa la traslada todos los años a su Carta al Accionista, que se publica a finales de febrero. Es un texto que expone a los miles de accionistas de su compañía qué hizo bien y qué hizo mal en 2016. Pero esa carta contiene muchas lecciones para empresarios y ejecutivos. He aquí las más importantes:

1. Primera persona. Ya se sabe que las cartas al accionista están escritas en primera persona. ¿En qué se diferencia ésta? En que la ha escrito el propio Buffett. No empieza con el manido “es un placer para mí” escrito por los departamentos de comunicación. Es Bufffett quien habla tanto de él como de su amigo Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway, y eso le confiere un tono coloquial que no tiene otra carta en el mundo.

2. La claridad. Buffett habla de finanzas con un lenguaje sencillo, nada rebuscado, huyendo de las definiciones complejas. Cualquier accionista con una simple base financiera sabe lo que dice.

3. Al grano. Va al grano en la primera parte de su Carta. “La ganancia de Berkshire en valor neto durante 2016 fue de 27.500 millones, lo que aumentó el valor contable por acción de nuestras acciones Clase A y Clase B en un 10,7 %”, dice en las primeras líneas, y apunta que los beneficios seguirán creciendo “de manera sustancial” en el futuro próximo.

4. Cifras simples. La carta en realidad empieza con cuatro columnas de datos: el año (desde 1965), el valor por acción en libros, el valor de la acción según la Bolsa y los dividendos. ¿Qué más necesita un accionista? La mayor parte de los accionistas ni ve ni entiende las memorias y las cuentas de resultados que les dan las empresas de bolsa en las juntas de accionistas.

5. Los errores admitidos. Esto lo hice bien y esto lo hice mal. Así, en primera persona. ¿Qué presidente de una empresa se echa tierra encima? Solo Buffett. “Cometí un error particularmente atroz, adquiriendo Dexter Shoe por 434 millones de dólares en 1993. El valor de Dexter rápidamente se fue a cero”, dice este año recordando uno de sus peores errores del pasado.

6. La humildad. “Charlie y yo no tenemos un plan mágico para sumar ganancias excepto para soñar en grande, y para estar preparados mental y financieramente para actuar rápido cuando las oportunidades se presenten”.

7. Las metáforas e imágenes. “Cada década o así, el cielo económico se llenará de nubes oscuras, y solo brevemente lloverá oro. Cuando ocurran aguaceros de ese tipo, es imperativo que salgamos al aire libre cargando bañeras, no cucharillas. Y eso haremos”.

8. Piropos a los directivos. A cada rato, Buffett valora la destreza de las personas que están en puestos de responsabilidad, llamándoles “ese cuerpo soberbio de directivos” o “esos ejecutivos estupendos”. De hecho, una de las fórmulas de éxito de las inversiones de Buffett cuando compra una empresa se basa en fijarse en si el personal directivo es bueno, diligente y confía en la empresa.

9. Entusiasmo por su país, sin meterse en charcos políticos. “Una palabra resume los logros de nuestro país: milagroso. Los estadounidenses han combinado el ingenio humano, un sistema de mercado, una marea de inmigrantes talentosos y ambiciosos y el estado de derecho para ofrecer abundancia más allá de cualquier sueño de nuestros antepasados”, asegura ‘criticando’ veladamente las medidas antiinmigración del Presidente Donald Trump.

10. Optimismo por el futuro. Pase lo que pase, las cosas siempre estarán mejor que en el pasado. “Sí, la creación de riqueza se interrumpirá por períodos cortos de vez en cuando. Sin embargo, no se detendrá. Voy a repetir lo que he dicho en el pasado y diré en los próximos años: los niños nacidos en Estados Unidos hoy en día, son la cosecha más afortunada de la historia”.

11. Sus sabios consejos. ¿Qué pasa cuando se desata una oleada de pánico? “Como inversionista, el miedo general es tu amigo ya que sirve para adquirir gangas. Sé temeroso cuando otros son codiciosos y codicioso cuando otros son temerosos", dice.

12. Storytelling o contar historias. Refiriéndose a Ajit Jain, ahora responsable del Grupo Asegurador Berkshire, cuenta: “Cuando Ajit entró en la oficina de Berkshire en un sábado de 1986, no tenía nada de experiencia en el negocio de seguros. Sin embargo, Mike Goldberg, entonces nuestro director de seguros, le dio las llaves de nuestro negocio de reaseguros, que era pequeño y estaba en dificultades. Con ese gesto, Mike alcanzó el nirvana: desde entonces, Ajit ha creado decenas de miles de millones [de dólares] de valor para los accionistas de Berkshire. Si alguna vez te encuentras otro Ajit, y pudieras cambiarme a mí por él, no lo dudes. ¡Haz el trato!”.

13. La invitación a la junta. La junta de accionistas de Berkshire es la más divertida del mundo. No solo se va a escuchar a los gestores y verse con otros accionistas, sino que hay espectáculos como lanzar periódicos a los porches de las casas (así empezó a trabajar Buffett), comer helados, viajar en pequeños trenes y pasear por Omaha, donde se ofrecen muchas atracciones y, por último, a quienes no puedan, se retransmite por webcast (por internet). El año pasado fueron a Omaha más de 37.000 personas, y más de un millón lo vieron por internet. Este año se celebra el 5 y 6 de mayo.