Información sobre vivienda y economía

La renta que destinan los hogares españoles a pagar sus deudas, en mínimos de dos décadas

Autor: Redacción

Los esfuerzos financieros que han hecho las familias españolas en los últimos años empiezan a dar sus frutos. Y es que cada vez son menos vulnerables ante un cambio de ciclo económico o ante la subida de los tipos de interés, acontecimiento que la eurozona espera el año que viene.

Al menos, esa es la teoría que manejan la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que analizan en su último informe cómo se ha ido reduciendo poco a poco el desembolso que deben hacer los hogares para ir pagando sus deudas.

Actualmente deben destinar el 11,6% de su renta bruta disponible al pago anual de los intereses y la amortización del principal de los préstamos, el porcentaje más reducido desde finales del año pasado. La cifra actual marca distancias con los máximos de 2008, cuando cada hogar destinaba de media prácticamente el 19% de su renta a saldar deudas.

“Cuando el endeudamiento de las familias es excesivo, el servicio de la deuda absorbe una parte importante de su renta disponible, lo que las hace muy vulnerables a una caída los ingresos o a un aumento de los tipos de interés, y obliga a recortar el gasto en detrimento del consumo. Esta era la situación de las familias españolas en 2008, cuando estalló la crisis, lo que hizo que su impacto fuera mayor”, explican el banco y el instituto de investigación, que insisten en que “afortunadamente, este escenario ha quedado atrás”.

El documento resalta varios factores que explican la mejora de la última década. Destaca el desapalancamiento que han realizado las familias españolas en los últimos años (se han quitado de encima más de 200.000 millones de euros desde 2010), sumado a la caída de los tipos de interés en la eurozona (desde 2016 están en los mínimos históricos del 0,0%) y la recuperación de la renta. No podemos olvidar que el sector privado español (familias y empresas) es el que más se ha beneficiado del desplome de los tipos de interés en toda la eurozona, gracias a todo el dinero que se han ahorrado vía intereses.

¿La prueba? Si en 2008 las familias debían destinar hasta un 7,8% de su renta a pagar los costes financieros (no incluye el principal), a cierre de 2017 el esfuerzo era de apenas un 2,2%. Si miramos las cifras en euros, descubrimos que actualmente los hogares pagan hoy unos 38.000 millones de euros menos en intereses bancarios que en 2008. Todo un alivio para la carga de la deuda sobre la economía familiar.

Todo ello, insiste el informe, “ha disminuido notablemente su vulnerabilidad financiera, lo que hace que estén mucho mejor preparadas para afrontar un escenario en el que se endurezcan las condiciones en el acceso a la financiación y o un cambio en el ciclo económico”.

Sin embargo, la Fundación BBVA y el IVIE recomiendan continuar con el proceso de desendeudamiento, ya que el apalancamiento de los hogares españoles sigue estando por encima de la media europea. Mientras que la deuda doméstica se encuentra alrededor del 100% de la renta bruta disponible, en la eurozona ronda el 93% y en Alemania y Francia está por debajo del 90%.

El informe sostiene que la clave para acelerar el desendeudamiento y afrontar en buena posición los cambios que deparará el futuro está en el crecimiento económico y del empleo, así como de la productividad, en la medida que un país más competitivo condiciona la subida de los salarios.