Información sobre vivienda y economía

El Banco de España empeora sus previsiones de crecimiento y empleo para los próximos tres años

Autor: Redacción

Las previsiones económicas para los próximos años siguen empeorando y el último organismo que ha publicado sus nuevos números es el Banco de España.

A pesar de que el supervisor financiero sostiene que se mantendrá la fase expansiva de la economía en los años venideros, el ajuste que ha realizado el INE al crecimiento reciente del PIB doméstico trae consigo un nuevo recorte en las previsiones.

En concreto, el organismo liderado por Pablo Hernández de Cos cree que el PIB crecerá este año un 2%, para avanzar otro 1,7% en 2020 y otro 1,6% adicional en 2021. Respecto a junio, el pronóstico ha empeorado en cuatro décimas para el ejercicio en curso, en dos décimas para el próximo y en una décima para 2021. Para este año, el Banco de España maneja la previsión de crecimiento más conservadora del mercado. 

"El crecimiento seguirá apoyándose en el tono acomodaticio de la política monetaria, reforzado tras las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), la favorable situación patrimonial del conjunto de empresas y familias (si bien algunos grupos de agentes se encuentran todavía en una situación comparativamente más vulnerable), y el supuesto de que, tras su debilitamiento reciente, los mercados de exportación tenderán a recuperarse gradualmente a lo largo del horizonte de proyección. Como resultado, se espera que el ritmo de avance de la economía continúe permitiendo reabsorber el todavía elevado volumen de desempleo. No obstante, el dinamismo de la actividad tenderá a moderarse a lo largo del horizonte de proyección", explica el Banco de España.

El supervisor también añade que la desaceleración responde "a la pérdida de vigor de la demanda interna que revelan los últimos datos de la Contabilidad Nacional y, en parte, a la información coyuntural más reciente, que apunta a un debilitamiento de la actividad en los meses de verano. En su conjunto, toda esta nueva información revela que el deterioro del entorno exterior y las incertidumbres globales -y, posiblemente también otras de carácter interno- estarían ejerciendo un efecto moderador del nivel de gasto de empresas y familias. Este contexto de mayor incertidumbre seguiría pesando sobre las decisiones de gasto, particularmente a corto plazo, lo que se traduciría en unos ritmos de avance de la actividad más moderados que los registrados en los últimos años". 

Freno en la creación de empleo

Además del PIB, las nuevas previsiones del Banco de España también incluyen una ralentización en la creación de empleo y en la bajada del paro. En concreto, espera que este año el empleo aumente en un 1,8% (dos décimas menos de lo previsto en junio), que avance otro 1,3% en 2020 (dos décimas menos) y otro 1,5% en 2021 (una décima menos).

Por ello, sitúa la tasa de paro en el 14,1% al cierre de este año, rompiendo con el 13,9% que de momento maneja el consenso de expertos que recoge el Panel de Funcas. De cara a finales del año que viene, prevé una tasa de paro del 13,2%, ocho décimas peor que la estimada a principios de verano, y para 2021, del 12,8%, un punto peor.