Información sobre vivienda y economía

¿Eres emprendedor, autónomo o pyme? Esta es la guía definitiva para pedir un crédito ICO 2015

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Los fondos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) se han convertido en una de las mayores fuentes de financiación para emprendedores de nuestro país. No en vano, en 2014 se batió el récor histórico en los más de 20 años de vida de estas herramientas financieras al superarse los más de 21.470 millones en créditos a casi 300.000 empresas y autónomos españoles. 

Para 2015, el ICO prevé prestar algo menos: únicamente 14.000 millones de euros. Para poder acceder a estas ayudas, según explica el portal basepyme.es, “solo pide que el cliente desarrolle una actividad empresarial en el territorio español y que esté al corriente de sus obligaciones de pago con Hacienda y la Seguridad Social”.  

Si eres una pyme o un autónomo, y prevés que vas a necesitar financiación  a lo largo del presente año, estos son las líneas de crédito del ICO a las que puedes acogerte:

1.- Línea Empresas y Emprendedores. Es el buque insignia del ICO. Está destinada a operaciones dentro de España y pretende cubrir tanto las inversiones (comprar una máquina) como las necesidades de capital circulante (pagar el alquiler o las nóminas o incluso el IVA de las inversiones). El límite máximo por cliente es de 12,5 millones de euros, ya sea en una o más operaciones.

2.- Línea Garantía SGR/Saeca. Al igual que la anterior, está destinada a cubrir inversiones y otras necesidades. La diferencia es que esta opción va enfocada a aquellas empresas que no han conseguido la aprobación del banco (por ejemplo, porque ya haya prestado a muchas empresas de su sector y no pueda incluir más en su balance) y se vean obligadas a acudir a una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) para conseguir el aval. También permite realizar operaciones en el exterior, siempre que la empresa tenga su sede en España o una mayoría de capital español, y su límite por cliente es de 2 millones de euros.

3.- Línea Internacional. Esta alternativa está destinada a las operaciones que realicen en el exterior las empresas españolas. Está dividida en dos tramos independientes: el primero, más a corto plazo, va dirigido a inversiones y obtener liquidez, mientras que el segundo, a medio y largo plazo, incluye diversos escenarios, como financiar a una empresa que va a exportar bienes o servicios (llamado crédito suministrador). Cada tramo tiene un límite por cliente (12,5 millones en el primer caso y 25 millones en el segundo) y puede recibirse en euros o dólares.

4.- Línea Exportadores. Su fin es anticipar el cobro de facturas. Por ejemplo, si una empresa va a vender 300 sillas a China, el organismo le puede financiar la fabricación o el envío. Esta línea fija un máximo de 12,5 millones por cliente y año.

5.- Capital riesgo. Otra de las alternativas que tienen pymes y emprendedores es la de acudir al capital riesgo, gestionado por la firma Axis, operativo desde hace poco más de un año y cuyos recursos disponibles hasta 2017 rondan los 600 millones de euros. Aquí encontramos, por ejemplo, el FOND-ICOpyme (que apoya a empresas en expansión) o el FOND-ICOinfraestructuras (participa en proyectos de infraestructura de transporte, energía, social y de servicios).