Información sobre vivienda y economía

Hacienda ya ha destapado más de 3.000 fraudes gracias a los 'chivatazos' de particulares

Autor: Redacción

Hacienda no solo cuenta con inspectores y ordenadores de última generación para pillar a los defraudadores: también se apoya en el olfato de miles de ciudadanos para descubrir fraudes y elusiones de impuestos.

A lo largo de esta legislatura, cerca de 10.000 particulares se han ‘chivado’ cada año a la Agencia Tributaria de las malas 'praxis' ajenas, lo que ha permitido al fisco destapar más de 3.300 fraudes fiscales y elusiones de pagos de impuestos tanto de empresas como de ciudadanos.

Según el diario El Economista, en 2012 se levantaron 697 actas de inspección; en 2013, otras 755; en 2014, 972 y hasta octubre del ejercicio en curso se han inspeccionado otros 885 casos. De hecho, la Agencia Tributaria no descarta que a finales de año la cifra se haya elevado hasta el entorno de 1.200. De ser así, Hacienda batiría un récord histórico.

Debemos recordar que todos los ciudadanos mayores de edad pueden presentar denuncias públicas para poner en conocimiento de los organismos tributarios hechos o situaciones fraudulentas. De ellas, aproximadamente el 8% termina en un acta de inspección, lo que significa que el investigado se convierte en defraudador.

El diario Expansión asegura que divorciados, familiares, exsocios, despedidos, competidores e, incluso, hackers son los perfiles de quienes han protagonizado en el último año estos chivatazos. Asimismo, el organismo reconoce que ha recibido anualmente alrededor de 10.000 denuncias públicas.

Una vez que la Agencia Tributaria las recibe, las analiza y, en función de la información que tenga en su poder, decide abrir o no una inspección. El hecho de que una denuncia aislada no acabe en acta no significa que el potencial defraudador se haya salvado de una inspección futura. En ocasiones la reiteración de denuncias es lo que hace sospechar a Hacienda y le lleva a comprobar los datos del contribuyente en cuestión, ya sea un particular o una empresa.