Información sobre vivienda y economía

Una pareja de Sevilla recupera así 21.000 euros tras un fallo del Supremo sobre las cláusulas suelo

Autor: LuisJa Sánchez (colaborador de idealista news)

El Tribunal Supremo extrema el celo en la protección del consumidor a nivel de conocimiento y comprensión de las cláusulas suelo en préstamos hipotecarios. Un fallo reciente de 13 junio condena a Caja Rural Sur al pago de costas, intereses y devolución de cantidades indebidas porque según este Tribunal no se demuestra la comprensión del consumidor de dicho préstamo y condiciones. Alrededor de 21.000 euros recuperan la pareja de Sevilla demandante.

Este asunto ha sido llevado por la abogada de la Red Abafi en Sevilla Mayka Sánchez, una letrada experta en temas bancarios e hipotecarios. Acaba de notificársele una sentencia de 13 de junio de la Sala Civil del Tribunal Supremo, número 357/2018 con Ignacio Sancho, magistrado como ponente que anula el fallo de la Audiencia Provincial de Sevilla, sección quinta y estima la demanda planteada en el Juzgado Mercantil de Sevilla

Red Abafi es una de las primeras redes constituida a nivel nacional entre Abogados y Economistas expertos en derecho Bancario y Financiero. Nace de la agrupación de profesionales líderes en el sector y que se encuentran repartidos por todo el territorio nacional. Está constituida por 31 profesionales repartidos en las principales ciudades españolas.

“Hay que recordar que ya el Tribunal Supremo en otros fallos ya había hablado de las advertencias notariales 'per se' que no eran suficientes para acreditar un conocimiento previo del prestatario, en este caso, había una solicitud de préstamo con toda la información firmado por los prestatarios. Sin embargo, el Supremo sigue diciendo que tampoco es suficiente para ese conocimiento expreso por ser muy escueto”.

Este asunto se remonta al 2014 y tiene como protagonistas a un matrimonio de un pueblo de Sevilla. “Una pareja de mediana edad con problemas económicos debido sobre todo a esta cláusula suelo. Llegaron a tener un suelo del 4% cuando ahora mismo tendrían que estar pagando sobre el 1,1%. La situación financiera no es buena y con este fallo judicial van a poder estar algo más desahogados”, indica Sánchez.

El Juzgado Mercantil número 2 de Sevilla dictaba sentencia en noviembre de ese año que estimó en su totalidad dicha demanda planteada. “La nulidad, por tener el carácter de abusivo por falta de transparencia, del primer inciso del último párrafo del apartado b) de la cláusula tercera bis de la escritura de préstamo hipotecario otorgado en fecha 1 de agosto de 2005 por la entidad demandada a favor de los demandantes".

El contenido literal era: "Tanto en el supuesto de que se aplique el tipo de referencia, Euribor a un año, definido en el apartado a) o a los índices sustitutivos previstos en este epígrafe, se pacta expresamente que el interés resultante no podrá ser inferior al cuatro por ciento nominal anual.

Dicha declaración de nulidad implicaba que la entidad bancaria habría de recalcular el cuadro de amortización del préstamo hipotecario desde su constitución como si nunca hubiera estado incluida la cláusula en cuestión, rigiendo dicho cuadro en lo sucesivo hasta el fin del préstamo.

Y que la entidad bancaria deba reintegrar a la parte actora las cantidades percibidas como consecuencia de la aplicación de dicha cláusula más los intereses legales desde la fecha del emplazamiento. El contrato se mantenía y se imponía las costas  causadas en el presente procedimiento a la parte demandada". 

Sin embargo, Caja Rural Sur apeló la sentencia y el fallo de la sección quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla, muy controvertida entre todos los juristas por sus fallos, muchos de ellos alejados de la jurisprudencia del Tribunal Supremo “revocó la sentencia de primera instancia dándole la razón a la entidad financiera. Señalaba en su fallo que la pareja estaba bien informada de las condiciones del préstamo hipotecario y que el notario también hacia advertencia expresa de dicha cláusula que existía en dicha hipoteca. Llegaba a decir que la cláusula era válida, clara y comprensible”, explica Sánchez

Recurso de apelación en el Supremo

El recurso de apelación que Mayka Sánchez presentó en el Tribunal Supremo se hizo en el 2015 “para la Sala de Admisión tarde sobre unos dos años. Y cuando pasa este primer filtro ya el procedimiento es más rápido”; indica esta jurista.

Con el fallo del Supremo, esta pareja sevillana ha recuperado todas sus pretensiones. El Alto Tribunal ha señalado la nulidad de la cláusula suelo, la devolución de cantidades desde que se inicia la aplicación de la cláusula, con intereses legales y la condena en costas, tanto en primera instancia como en apelación. El cálculo de lo recuperable podría estimarse en unos 21.000 euros.

La sentencia es muy reciente y aún se encuentra en su periodo voluntario de cumplimiento por parte de la entidad financiera. “Es una gran noticia para esta familia que podrá mejorar su situación económica”. El fallo es firme y ya no cabe recurso. El trabajo técnico de esta abogada ha posibilitado que una vez más el Supremo saque los colores a las entidades bancarias.

Para esta letrada da la sensación que el Tribunal Supremo quiere establecer controles más estrechos sobre el conocimiento y comprensión por parte de los consumidores de los prestamos hipotecarios y cláusulas que suscriben “este fallo que es reciente ya lo hemos utilizado en una audiencia previa que tuvimos contra la misma entidad bancaria esta semana”.

También destaca que la actuación de la Audiencia Provincial de Sevilla y su sección quinta es tan peculiar, “a veces alejada de cualquier jurisprudencia establecida que está generando en esta ciudad un amplio repertorio de fallos del propio Tribunal Supremo”.

Sánchez revela que Caja Rural Sur sigue siendo de las entidades bancarias que sigue peleando cualquier reclamación que recibe en su contra. “Hay que darse cuenta de que es una forma de ganar tiempo porque saben que el asunto lo van a perder, pero de esta forma evitan desembolsar de manera continuada grandes cantidades de dinero a los consumidores afectados”.

Para esta abogada, a lo largo de estos últimos años se ha echado en falta más contundencia por parte del Banco de España ante algunos comportamientos de estas entidades financieras que recurren y recurren, aún a sabiendas que el fallo será en contra.

También cree que no es una buena noticia que el CGPJ en colaboración con el Ministerio de Justicia haya prorrogado hasta el próximo 31 de diciembre la iniciativa de contar con juzgados de cláusulas suelo uniprovinciales. “Todos se han colapsado y los derechos del consumidor no están defendidos”, sostiene. 

Esta abogada nos da una noticia: se cambia de juzgado uniprovincial en Sevilla. A partir del 2 de julio entra en funcionamiento otro que es de nueva creación el juzgado 29 de Primera instancia. El actual juzgado de Primera Instancia 10 bis de Sevilla  con un año ya de funcionamiento está desbordado, "con demandas que presentamos hace un año que aún no están admitidas a trámite”, aclara.