Información sobre vivienda y economía

Comunicar una herencia sin herederos al Estado tiene "premio"

Christopher Flynn en Unsplash
Christopher Flynn en Unsplash
Autor: Redacción

Artículo escrito por la abogada Helena Pascual, abogada en Versus Estudio Jurídico y autora del blog Entre Códigos y Leyes.

Cuando alguien fallece sin testamento, la herencia se divide entre los herederos que la Ley denomina legitimarios. De acuerdo con el Código Civil, serán llamados a la herencia las siguientes personas por este orden: hijos y descendientes, padres y ascendientes, cónyuge viudo, hermanos y sobrinos, tíos, y en último lugar los primos, ya que la sucesión intestada (o sin testamento) únicamente se extiende hasta el cuarto grado. A falta de estas personas heredará el Estado.

Como vemos, el hecho de que herede el Estado es una cuestión poco común, pues no debe existir ninguno de estos parientes. Sin embargo, en los últimos años, hemos visto cómo muchos herederos renunciaban a las herencias a las que eran llamados a heredar, sucediéndoles el Estado.

El procedimiento para comunicarlo al Estado

Cuando no existen herederos, o los llamados a heredar han renunciado a la herencia, podrá comunicarse la existencia de esta herencia al Estado. El procedimiento se iniciará de oficio, o por denuncia por parte de quien tenga conocimiento de ello y será competente para su tramitación la Delegación de Economía y Hacienda correspondiente al lugar del último domicilio conocido del causante en territorio español.

Tras realizar los actos y comprobaciones que resulten necesarios para determinar la procedencia de los derechos sucesorios de la Administración General del Estado, se realizará un inventario con los bienes y derechos del causante.

¿Qué efectos tiene y cómo se reparte la herencia?

Se entenderá que el Estado hereda siempre a beneficio de inventario, es decir, las deudas que pudiera tener la herencia se abonarán con el caudal hereditario y el sobrante se adjudicará al Estado.

Cuando el Estado tome posesión de los bienes y derechos del causante, destinará 2/3 de la herencia a fines de interés social y el resto deberá ingresarse en el Tesoro Público.

La comunicación tiene “Premio”…

Pocos saben que a las personas que denuncien la existencia de bienes que por falta de herederos pudieran corresponder al Estado, se les abonará como premio el 10% del valor de los bienes o derechos denunciados, siempre que finalmente esos bienes se incorporen al Patrimonio del Estado.

Este concepto de premio viene regulado en el Real Decreto 1373/2009 de 28 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas.

Tras la realización de la liquidación, la Dirección General del Patrimonio del Estado se pronunciará acerca de si procede el abono del premio al denunciante con determinación de su cuantía. Si se cumplen los requisitos y se reconoce el premio, éste será abonado por la Delegación de Hacienda al denunciante.

Sin embargo, no todo el mundo tiene derecho a percibir el premio, ya que los funcionarios públicos y las personas que por razón de su cargo tuvieren conocimiento del fallecimiento intestado de alguna persona que carezca de herederos, tendrán obligación de comunicarlo a la Delegación de Hacienda, sin que se reconozca el derecho a percibir el premio.