Información sobre vivienda y economía

Claves para ahorrar en las facturas en plena ola de frío y con los precios de la luz en máximos

Repasamos los consejos de los expertos para reducir el consumo y el importe de las facturas

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La ola de frío que ha está provocando Filomena va a hacer más complicada que nunca la famosa cuesta de enero. En los últimos días, y coincidiendo con lo peor del temporal, el precio de la luz ha alcanzado máximos históricos, por lo que conviene prestar atención a todos aquellos pequeños gestos que permiten reducir el consumo de luz y calefacción y reducir el importe de las próximas facturas.

Entre los consejos más repetidos están aprovechar la luz natural, mantener la vivienda a una temperatura de entre 19 y 21 grados, utilizar bombillas LED y no abusar del horno, que es uno de los electrodomésticos de mayor consumo. Además, conviene colocar burletes en puertas y ventanas para evitar fugas de calor, ventilar a primera hora de la mañana o abrir solo los radiadores que se van a utilizar. Repasamos las recomendaciones para reducir el consumo y evitar un sustos:

Consejos para ahorrar en la factura de la luz

Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) recuerda que el precio de la luz registró su segundo nivel más alto de la historia el pasado viernes, con 95 euros por megavatio/hora (Mwh). Tras una ligera bajada el domingo, esta semana ha seguido la tendencia al alza, hasta rondar los 84,25 euros el MWh de media, según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE). Así, el precio en tarifa regulada ha pasado de 13,24€ por kilovatio/hora a inicios de 2020 a 16,81€, en los primeros días de 2021, según Facua.

"El principal motivo de esta subida se debe al gran aumento de la demanda por las bajas temperaturas y al mayor uso de gasoil y carbón para la producción de electricidad, en detrimento de energías renovables procedentes del sol y el viento, con mayor escasez por las condiciones climatológicas adversas, pero más baratas y sostenibles", explica el estudio.

El incremento del precio va a afectar a aquellos hogares con tarifa indexada, con un funcionamiento regulado por el mercado mayorista de electricidad, que pagarán de media unos 80 euros al mes.

Lo primero que recomienda UCI es conocer la tipología de tarifa eléctrica del hogar. Para ello, basta con comprobar en la factura de la luz los datos del contrato. En los casos que aparezca ‘tarifa PVPC’ o ‘tarifa regulada’, afectará la mencionada subida del precio de la luz, y son precisamente los que deben prestar más atención a la hora de intentar ahorrar. ¿Cómo conseguirlo? Estos son los consejos básicos que resume en el estudio:

1. Luz natural: aprovechar al máximo todas las horas de sol con las cortinas y persianas abiertas para que entre la luz natural. De esta manera, se evita tener la luz encendida si no es estrictamente necesaria o no se utiliza. 

2. Menos bombillas y apostar por las LED: la tipología de bombillas repercute notablemente en la factura de la luz y las de LED permiten un ahorro de más del 80%, pues necesitan mucha menos energía para su funcionamiento y la cantidad de luz que dan es la misma. Además, duran de media 9 años, frente al año y medio de las bombillas tradicionales, y son más eficientes. "Otra buena práctica es reducir el número de bombillas por estancias, ya que en muchas ocasiones una lámpara tiene más de las necesarias o hay dos focos de luz muy seguidos. Se pueden eliminar algunas de estas bombillas o, en lugar de dos, utilizar una sola pero más potente, que consume menos", aclara el estudio. 

3. Prácticas de ahorro en dispositivos electrónicos: en este sentido, algunos trucos prácticos son cargar la batería al completo y en modo avión, no dejar los aparatos eléctricos en modo 'standby' o sustituir pantallas normales por LCD.

4. Potencia real frente a la potencia contratada: normalmente, asegura UCI, la potencia eléctrica contratada es mayor a la necesidad real de consumo de un hogar, pagando un coste superior al que realmente se necesita. "Por tanto, es recomendable revisar la potencia de electricidad contratada, es decir el número de aparatos que se pueden tener enchufados al mismo tiempo sin que salte la luz. ¿Cómo? Sumando el gasto de todos los aparatos eléctricos del hogar y a partir de esta suma contratar la potencia necesaria", aclara. En líneas generales, la calefacción eléctrica necesita entre 1.000 y 2.000W de potencia (aunque si es calefacción de bajo consumo, la cifra baja a 400-800W), mientras que el horno, la lavadora y el lavavajillas son los electrodomésticos que más potencia necesitan, con 1.200–2.200W, 1.500W y 2.200W, respectivamente.

5. Tarifa de discriminación horaria: tanto para hogares con tarifa regulada o PVPC como para los que ajustan su factura eléctrica según el mercado libre, es posible contar con las ventajas de discriminación horaria. "Se trata de concentrar una gran parte del consumo eléctrico (al menos el 30%) en una franja horaria que va de las 22h hasta las 12h todo el año y desde las 23h a las 13h en verano. Estas serían, por tanto, las mejores horas para poner la lavadora o el lavavajillas, cocinar o cargar los dispositivos electrónicos, y evitar las horas normalmente más caras (14-17h y 21-22h). En los hogares con tarifa PVPC, es mejor concentrar el consumo eléctrico el fin de semana, que suele ser más económico", explica UCI.

6. Uso eficiente en calefacciones eléctricas: La temperatura ideal está en torno a los 19-21 grados y se recomienda no sobrepasar los 16º por la noche. Además, es recomendable el uso de termostatos automáticos de regulación de temperatura, así como vestir en casa con ropa acorde al invierno y no tener encendidos los radiadores de estancias que no se utilicen habitualmente. Es necesario recordar que, de media, por cada grado menos se ahorra entre un 7-11% de la energía. 

7. Buen uso de los electrodomésticos en la cocina: estos aparatos suponen un importante gasto en la factura eléctrica y con pequeños trucos se puede reducir esta cuantía. Entre ellos están:

  • No abusar del uso del horno para cocinar, pues es uno de los electrodomésticos de mayor consumo. Cuando se utilice, no abrirlo varias veces porque pierde temperatura y gasta más al tener que calentarse de nuevo.
  • Aprovechar calor residual de la vitrocerámica y el fuego, apagándolo unos minutos antes de que la comida esté lista.
  • Evitar abrir y cerrar el frigorífico con mucha frecuencia y mantenerlo en una temperatura de 5º para refrigeración y -18º para congelación.
  • A la hora de lavar la ropa, poner la lavadora a una temperatura entre 40-60º implica un ahorro del 40%.

Consejos para ahorrar en la facrura de la calefacción

Según el portal acierto.com, el aislamiento de la vivienda es fundamental a la hora de ahorrar, ya que las pérdidas de calor suponen el 30% de la factura eléctrica. Así, la clave pasa por contar con unas ventanas adecuadas (las más herméticas son las de PVC), dobles ventanas, instalar elementos como cortinas y similares o bajar las persianas cuando caiga el sol.

Por otro lado, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) resume algunos consejos para ahorrar en el consumo y, por tanto, en la factura. Estos son los más destacados, independientemente del tipo de calefacción que tenga la casa:

1. Colocar burletes en puertas y ventanas: estos sistemas taponan la entrada de aire y ayudan a mantener la temperatura interior.

2. Ventilar temprano y con las persianas arriba: si en la fachada da el sol, asegura la OCU, el consejo es ventilar durante 10 minutos nada más levantarse y dejar las persianas subidas.

3. Decorar con alfombras y cortinas de color oscuro: absorben la radiación solar y ayudan a subir la temperatura.

4. Purgar los radiadores: si se tienen radiadores de agua, no olvidar purgar el aire para conseguir mejorar rendimiento de la caldera, aunque es algo que debe hacerse al comienzo de la temporada (en otoño) para que no tengan aire dentro, ya que esto dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior. Otra clave es mantener limpios los radiadores y sin muebles que los tapen y dificulten la difusión del aire caliente.

5. Abrir solo radiadores que se vayan a utilizar e instalar válvulas termostáticas. "Estas válvulas permiten regular la temperatura de cada radiador según las necesidades de la habitación en la que se encuentre, y no calentar estancias vacías", recalca el organismo.

6. Poner reflectores en los radiadores. Otro truco es colocar un panel reflectante entre el radiador y la pared, lo que ayuda a aprovechar y distribuir mejor el calor, recuperando entre un 10-20% del calor que se pierde hacia el muro.

7. Hacer la revisión de la caldera: un buen mantenimiento de la caldera puede suponer un ahorro de hasta un 15% al año.

8. Abrigarse y bajar el termostato: en lugar de ir en manga corta y tener la casa a 24ºC, es mejor cubrirse con más ropa y bajar hasta los 21ºC. Algo tan sencillo permite ahorrar hasta un 20%.