Información sobre vivienda y economía

La confianza de los empresarios marca máximos y borra (temporalmente) el miedo al cambio político

Autor: Redacción

El último estudio de la consultora Grant Thornton revela que la confianza de los empresarios en la economía española está en niveles no vistos desde que la firma recopila datos y que este optimismo está nublando el temor a que el resultado de las elecciones generales cambie el mapa político. De momento, la mitad de los empresarios cree que un vuelco no tendrá efectos negativos en la economía, ni en su propio negocio.  

“Las empresas españolas se muestran en general escépticas sobre los posibles efectos económicos del cambio político que se está produciendo en el país propiciado por el auge de nuevos partidos, el fin de las mayorías absolutas y los cambios de gobierno en las diversas citas electorales de este año”, asegura el último estudio de la consultora Grant Thornton, denominado International Business Report (IBR).

Según la encuesta que ha realizado la firma entre altos directivos de grandes y medianas compañías, casi la mitad de ellos cree que las alteraciones en el mapa político no tendrán un efecto significativo sobre la economía española y un 68% no prevé que afecten a su crecimiento empresarial.

Así pues, de momento los que sí prevén un impacto negativo son una minoría. Solo un 21% cree que el cambio político frenará su crecimiento, mientras un 35% opina que perjudicará a la economía española. Aún es menor el porcentaje de empresas que intuyen que el cambio será positivo tanto para el país como para su negocio: ni siquiera uno de cada cinco encuestados se sitúa en este escenario.

El optimismo, el mayor freno de los temores

El estudio de la consultora también deja patente que detrás del escepticismo de los directivos españoles se esconde una razón: su elevada confianza en que España siga mejorando.

“Estos resultados muestran una paradójica disociación entre economía y política. El cambio político, fruto en gran parte de la crisis, se está produciendo al mismo tiempo que se acelera la recuperación económica con una previsión de crecimiento para este año que podría superar el 3% y un aumento del empleo a ritmos superiores a los previstos. Esa bonanza puede estar detrás de la aparente indiferencia de las empresas. Sin embargo, factores como el desenlace final del laberinto griego, podrían reactivar en los próximos meses los temores empresariales ante determinadas políticas”, explica Álvaro Sanmartín, Chief Economist de Grant Thornton y asesor del fondo Alinea Global.

De momento, el índice de confianza empresarial en España está en máximos. Ha cerrado el segundo trimestre del año en su nivel más alto desde que nuestro país se incorporó al estudio de la firma, allá por 2003.

“Ha alcanzado 62 puntos, lo que nos sitúa en el noveno puesto del ranking de optimismo de las 35 economías de todo el mundo que participan en el estudio. En la eurozona solo hay tres países que nos superen: Alemania (92 puntos), Irlanda (90 puntos) y Holanda (82 puntos). Grecia es el país que cierra la lista con -38 puntos.

El estudio deja entrever que prácticamente siete de cada diez directivos empresariales confían en el futuro económico de España, mientras que solo el 6% se muestra optimista. La mayoría de las empresas, incluso, prevén alcanzar una facturación y un beneficio récord en este ejercicio.

“A los factores de recuperación comunes a la eurozona como la depreciación del euro, la caída del precio del crudo o los bajos tipos de interés, España añade un ajuste de competitividad que está proporcionando un plus a nuestro desempeño respecto al de otras economías vecinas y que justifica el optimismo empresarial”, concluye Grant Thornton.