Información sobre vivienda y economía

Las diez fórmulas secretas de las multinacionales para atraer más inversión extranjera a España

La asociación Multinacionales por marca España ha publicado una batería de propuestas para incrementar la inversión exterior en el mercado doméstico. Más allá de reducir las trabas burocráticas o invertir en I+D+i, propone la búsqueda de acuerdos público-privados, acercar el mundo financiero y los idiomas a todos los niveles educativos y diversificar la oferta de alojamientos turísticos.

“En España hay 13.000 empresas con capital extranjero. Una cifra insignificante dentro del tejido productivo y que, sin embargo, aporta mucha riqueza, empleo e innovación”. Con estas palabras ha presentado Adolfo Aguilar Delgado, presidente de la asociación Multinacionales por Marca España (compuesta por más de una treintena de firmas internacionales asentadas en nuestro país) el informe que ha elaborado el organismo para incentivar la llegada de dinero exterior a nuestro país.

Aguilar ha recordado que solo las multinacionales extranjeras tienen 1,2 millones de empleados directos en territorio español, copan una cuarta parte de la actividad empresarial y de la capacidad innovadora, y firman dos de cada cinco ventas al exterior. Además, España es uno de los diez países del mundo que ha captado más inversión extranjera en los últimos años: solo en 2014 recibió casi 40.000 millones de euros.

Aun así, dice la asociación, la economía debe volcarse en intentar atraer más dinero exterior. ¿Y cómo conseguirlo? El organismo ha publicado una batería de recomendaciones. Algunas como invertir más en I+D+i, reducir trabas administrativas y facilitar la creación de puestos de trabajo son conocidas por todos, mientras que otras tantas son menos evidentes. Éstas son algunas de ellas:

1. Crear un marco estable de incentivos

Las multinacionales proponen crear un marco de deducciones fiscales e incentivos estables, lo contrario que plantean los partidos políticos de cara a las elecciones generales. “Los incentivos fiscales estimulan a las empresas a realizar actividades de innovación reduciendo su coste, lo que favorece la competitividad y el crecimiento del tejido productivo. Por eso deben ser a largo plazo”, detalla el organismo.

Además de los incentivos de carácter tecnológico, la asociación pide medidas para mejorar la formación de los trabajadores dentro de las empresas a través de deducciones en el Impuesto de Sociedades. “Es necesario continuar apostando por estrategias globales de formación continua y permanente del capital humano, que es el pilar de cualquier empresa”, añade el estudio.

2. Invertir en I+D+i, pero con un plan estratégico

Todos los expertos llevan años insistiendo en que España debe apostar más por la innovación tanto a nivel público y privado, pero la asociación va un paso más allá y pide que toda inversión que se realice en este campo tenga un sentido concreto. “Consiste en promover estrategias de especialización inteligente, lo que supone la colaboración entre empresas, centros de investigación y universidades para identificar las fortalezas y capacidades de infraestructura, recursos, tejido empresarial y capital humano de las economías regionales”, explica.

Por ejemplo, si una comunidad es puntera en el sector de la automoción, ¿qué sentido tiene que invierta en otro? “Con estas estrategias es posible proporcionar un ámbito propio de competitividad a cada región, optimizando las inversiones productivas de las empresas y creando un entorno de valor añadido. Además, a la vez se favorece la atracción de inversión específica”, puntualiza.

3. Reducir a tres la tipología de contratos laborales

Las multinacionales extranjeras en España también creen que se podría simplificar el mercado laboral si solo existieran tres tipos de contratos: el indefinido, que sería el habitual; el de obra y servicio, para aquellas actividades de duración determinada; y el de reinserción, válido para los jóvenes que acceden a su primer empleo o a parados de larga duración. “La cantidad de contratos que existen en la actualidad hacen más compleja la gestión empresarial”, señalan.

4. Incentivar la movilidad geográfica

El informe recuerda que la propia Comisión Europea asegura que uno de los factores determinantes en la elevada tasa de paro española es la poca disponibilidad de la mano de obra para moverse a otra zona del país por motivos laborales. “La movilidad crea un mayor equilibrio territorial y nuevas alternativas de empleo. Por eso, es necesario impulsar un plan nacional e integral para que España se parezca al entorno. En otros países los trabajadores no tienen inconvenientes a desplazarse allí donde hay disponible un puesto de trabajo”, resalta la asociación.

5. Ampliar la oferta de alojamientos turísticos

El informe defiende el desarrollo de una normativa que ampare el alquiler de viviendas vacaciones. “Como potencia turística mundial (somos el tercer país del mundo que recibe más turistas y el segundo donde más gastan en total), España tiene la oportunidad de consolidar su liderazgo mediante el desarrollo de políticas que respondan a las nuevas tendencias globales del turismo y aseguren la diversidad de su oferta turística, así como la convivencia entre modelos tradicionales y actuales”, argumenta la asociación. Cree que, de esta forma, se garantiza la posibilidad de elección de los consumidores y se facilita la innovación y el crecimiento.

6. Impulsar la formación financiera y los idiomas

El informe detalla que sería necesario incluir desde la educación primaria materias relacionadas con el mundo de la empresa y las finanzas para fomentar la cultura emprendedora, mejorar las habilidades personales y profesionales y ayudar a los trabajadores a conocer y cumplir mejor sus funciones y actividades diarias. Por otro lado, las multinacionales consideran imprescindible imponer programas de formación en idiomas más exigentes que los actuales, al menos de una lengua extranjera. “Somos el tercer país de la UE con menor número de adultos que hablan al menos otro idioma”, insisten.

7. Retener a los estudiantes extranjeros

Otra de las propuestas es adoptar medidas para retener el talento de aquellos estudiantes extranjeros que nos eligen como destino educacional. “Hay que crear programas para promover su inclusión en el mercado laboral y generar un entorno internacional y cualificado de profesionales. Con ello no solo se retiene el talento y se incrementa el nivel de conocimiento de idiomas por parte de los empleados españoles, sino que también fomenta la atracción de empresas extranjeras”.

8. Fomentar la colaboración entre empresas y proveedores

Esta recomendación consiste en facilitar los acuerdos entre las multinacionales extranjeras y sus proveedores nacionales para mejorar su competitividad. ¿Cómo? Colaborando en la gestión, las políticas corporativas, la digitalización, la modernización interna, la identificación del talento… Incluso es positivo para que más empresas españolas puedan internacionalizarse gracias a su cliente multinacional, que sirve de efecto de arrastre y les catapulta hacia el mercado exterior, según Aguilar.

9. Digitalizar la industria

La asociación estima que el tejido productivo, sobre todo el industrial, debe encaminarse hacia una mayor implantación digital para aumentar la competitividad de las empresas. “Entre los mecanismos que pueden favorecerlo se incluyen las ayudas financieras (subvenciones o préstamos) o la obligatoriedad de realizar determinadas tareas de manera digital, como las vinculadas a la Administración. Todo ello deberá orientarse a impulsar la I+D+I, el Big Data, el Cloud Computing y el Internet de las Cosas“, asevera.

10. Mejorar la seguridad tributaria

Las multinacionales no esconden su postura: para el inversor es crítico contar con un marco fiscal estable. “Los cambios legislativos pueden perjudicar la imagen de España, afectan negativamente a las decisiones de inversión y tienen un coste para nuestra economía en términos de competitividad que debería valorarse antes de emprender cualquier cambio legislativo“. Por tanto, la mejor decisión que se puede tomar en este sentido seria promover la estabilidad y la seguridad jurídica con un compromiso firme para que las medidas fiscales se adopten por consenso en la medida de lo posible, no tengan efectos con carácter retroactivo y tengan una vigencia temporal mínima.