Información sobre vivienda y economía

El doble engaño de Bankia: no devolverá su dinero a quienes cambiaron obligados preferentes por acciones

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Artículo escrito por Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados.

En Marzo de 2012, Bankia ya conocía de sobra las irregularidades de las cuentas con las que salió a bolsa el 20 de julio de 2011. Aun así, propuso a sus clientes que habían comprado preferentes un cambio para canjear dichos tóxicos financieros por acciones de la entidad. Muchos accedieron ‘obligados’ porque desde la entidad les advirtieron que, de no hacerlo, podrían perder la mayor parte del dinero invertido. A aquellos que no accedieron, y a pesar de la expresa oposición de algunos, se las colocaron ‘si o si’ en Mayo de 2013.

Ahora, tras la publicación de las sentencias del Tribunal Supremo sobre la fraudulenta salida a bolsa de la entidad, Bankia se ha apresurado a detallar el proceso de devolución de su dinero a decenas de miles de clientes minoristas que confiaron sus ahorros en dicha institución en su estreno en el parqué de la mano de Rodrigo Rato.

La entidad ha tomado esta decisión posiblemente temiendo una reacción masiva y en cascada de demandas judiciales. La judicialización del proceso acarrearía aún mayores pérdidas económicas: no supondría únicamente el pago del principal invertido, sino también del interés legal desde la fecha de suscripción de las acciones y las costas del procedimiento judicial, estimadas en unos 400 millones de euros.

Por eso, tan solo quince días después de la publicación de la sentencia del Supremo, Bankia ha decidido ofrecer a sus clientes a través de su página de internet la devolución de inversión por la salida a bolsa, que se podrá solicitar durante tres meses a contar desde el pasado día 18 de Febrero.

El documento de ‘Solicitud de Restitución’, el que también se puede rellenar físicamente en las oficinas o en la web del banco, enumera quienes están excluidos de dicho proceso. No recibirán dinero alguno quienes compraron sus acciones en el mercado secundario y no lo hicieron directamente a través de Bankia o de otra entidad financiera.

Otra de las exclusiones es la de aquéllas acciones que fueron adjudicadas por los mecanismos de canje de instrumentos híbridos efectuados en marzo de 2012 y mayo de 2013. Esos instrumentos híbridos no son otros que las preferentes y las subordinadas. 

Es decir, no devolverá su dinero a quienes cambiaron ‘obligados’ preferentes por acciones: les canjearon unos activos tóxicos por otros igual de tóxicos. Además, no aclara en su información de carácter público cuáles son esos específicos instrumentos híbridos, redundando en la habitual falta de información ‘comprensible para el cliente’ por parte de las entidades financieras.

Según ha podido conocer idealista news, Bankia ha tomado la decisión de excluirlos de este proceso porque "ya les ofreció una solución a través del proceso de arbitraje que se inició en 2013".

Gtres
Gtres

Las preferentes son un producto financiero muy poco líquido, lo que significa que no son fáciles de vender, y esa fue la gota que colmó el vaso. Los ‘preferentistas’ no solo se sentían engañados porque la entidad no les explicó antes de invertir los riesgos de estos instrumentos, sino que además era muy complicado que se deshicieran de ellos, lo que llevó a muchos afectados a reclamar a la entidad su dinero. 

Bankia vio en aquel momento un filón: la promesa de intercambiar un producto ilíquido (preferentes) por otro líquido (sus acciones) y así evitar devolver de golpe todas las inversiones realizadas por los particulares.
En marzo de 2012 se produjo el canje por acciones de aquellos inversores que vieron en esta salida una oportunidad para recuperar su capital, aunque finalmente fue un fiasco: la OCU estima que cada inversor perdió de media un 70% de la inversión como consecuencia de la quita que tuvieron que asumir en el cambio de un producto por otro y el desplome en bolsa de la entidad.

Ahora Bankia quiere una vez más cerrar la puerta a estos afectados para poder recuperar su dinero y sus ahorros de manera extrajudicial a través de la vía abierta por la entidad. La opción que les queda a estos inversores para recuperar su dinero es demandar judicialmente:

  • en solicitud de la nulidad de dicho arbitraje y canje, por haberse realizado en la creencia de que se invertía en una entidad saneada.
  • en solicitud de nulidad de las preferentes, subordinadas y acciones espectiva y simultáneamente, si el canje se hizo sin el consentimiento expreso del inversor. Sobre este último supuesto, he de decir que ya hay abundantes sentencias a favor del inversor.

En cualquiera de los casos, el plazo para reclamar será el de cuatro años a contar desde que se hizo efectivo el canje. Para los realizados con anterioridad al 25 de Mayo de 2012, día en que Bankia presentó sus cuentas auditadas, será esta fecha el punto de partida para el cómputo de los cuatro años.

En último extremo, y tal y como ya expuse en otro artículo, haciendo una interpretación más flexible y amplia, el plazo podrá empezar a computarse desde noviembre de 2014, fecha en que se presentó el informe pericial en el procedimiento penal, poniendo de manifiesto nuevas circunstancias engañosas.