Información sobre vivienda y economía

Lotería de Navidad 2016: seis alternativas de inversión para sacar todo el partido al Gordo

Los niños de San Ildefonso repartieron ayer mucha alegría y cambiaron más de una vida. En las primeras horas tocaba celebrar con familiares y amigos, pero llega el momento de pensar qué hacer con el dinero conseguido en la lotería. Los más afortunados han ganado 400.000 euros por décimo, que se quedan en 320.500 tras rendir cuentas con Hacienda.

¿Y cómo sacar partido a ese montante? La respuesta dependerá de las circunstancias personales de los premiados, aunque algunas de las alternativas más recurrentes son destinar parte del dinero a cancelar deudas, invertir en bolsa o adquirir una vivienda, ya sea para residir en ella o para destinarla al alquiler. Repasamos algunas ideas de inversión:

1. Pagar la hipoteca. Una de las opciones que pueden salir más rentables es cancelar el préstamo hipotecario, ya que con ello no solo consigue disponer de más dinero cada mes para cubrir otros gastos, sino que además se ahorrará miles de euros en intereses.

Según el portal kelisto.es, liquidar una hipoteca media en España permite ahorrarse unos 31.800 euros brutos, a los que hay que restar la comisión que cobra el banco por la cancelación anticipada y otros gastos como la notaría o el registro. Tras descontar todo eso, el ahorro neto sería de unos 31.200 euros. Ahora bien, si la hipoteca es asumible y se está disfrutando de la desgravación fiscal, puede que cancelar el préstamo no sea una opción tan interesante. Conviene sacar la calculadora y hacer números, sobre todo teniendo en cuenta las posibles comisiones por cancelación anticipada. En el caso de los préstamos al consumo, el ahorro medio de intereses superaría los 2.000 euros.

2. Comprar una casa en la que vivir. Otra alternativa para aprovechar el premio es comprar una casa en la que vivir. Por un precio de unos 300.000 euros podemos adquirir una vivienda de más de 100 m2 y con al menos tres habitaciones. En este ranking encontrarás varios ejemplos de casas en venta con esas características y un coste máximo de 320.000 euros.

3. Comprar un inmueble para alquilarlo. Con el mercado inmobiliario en plena normalización y un mercado de tipos excepcionalmente bajos, la inversión en inmuebles para alquilar es una de las opciones más rentables del momento, ya sea un piso, un local comercial o una oficina. Según el último informe de rentabilidad publicado por idealista, la inversión en vivienda para ponerla en arrendamiento se sitúa de media en el 5,9%, aunque el porcentaje es más elevado en capitales como Palma de Mallorca, Huelva, Alicante o Lleida.

En el caso de los locales comerciales, la rentabilidad bruta alcanza el 8,4%, siendo más alta en lugares como Alicante, Bilbao, Málaga, Valencia o Barcelona, mientras que, en el caso de las oficinas, cuyo rendimiento medio es del 7,4%, las mejores posibilidades están en Córdoba, que supera el 9%.

4. Invertir en bolsa. Este año que acaba no ha sido especialmente fructífero para los inversores en bolsa, aunque los analistas creen que 2017 podría ser mucho más positivo. La estrategia de inversión de Bankinter, por ejemplo, está “definitivamente dirigida a bolsas, proponiendo una superior aceptación de riesgos y aprovechando la recuperación final del ciclo inmobiliario”. La entidad cree que el Ibex tiene un potencial cercano al 10% y que el potencial está en sectores como la industria, la banca, la tecnología y en compañías cuyo negocio esté ligado con la mejora de la economía.

Según publica el diario Cinco Días, entre las cotizadas que están en la cartera de las principales firmas de inversión se encuentran ACS, Ferrovial, Telefónica, Meliá, NH, Santander, BBVA, Bankia, Merlin Properties e Inditex. Es decir, bancos, telecos, hoteleras, inmobiliarias y constructoras.

Con todo, no podemos olvidar que invertir en acciones conlleva riesgos y que los expertos recomiendan diversificar las carteras lo máximo posible para intentar compensar las eventuales pérdidas.  

5. Los depósitos bancarios. Los depósitos son un producto estrella para los inversores particulares españoles. A pesar de que las rentabilidades que ofrecen han caído en picado en los últimos años por culpa de la regulación y de unos tipos de interés en mínimos históricos, los hogares tienen invertidos más de 700.000 millones de euros en estos productos bancarios.

Su principal ventaja es que aseguran la inversión hasta 100.000 euros por cliente y entidad (es decir, si vamos a destinar 300.000 euros lo mejor es hacerlo en tres bancos diferentes), aunque su punto flojo es que nuestro país es uno de los que paga menos interés a los inversores por tener su dinero parado. Según un informe reciente de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), las nuevas operaciones se están cerrando en España con un rendimiento aproximado del 0,17%, lejos de más del 1% que ofrecen países como Italia u Holanda. En lo que se refiere al saldo vivo, la rentabilidad se queda por debajo del medio punto porcentual, frente al más del 2% de Francia u Holanda.

6. Bonos, fondos y planes de pensiones, las balas en la recámara. Más allá de las acciones de cotizadas y los depósitos, otra de las alternativas de inversión son bonos de empresas y países. Unos productos seguros, pero que ofrecen rentabilidades muy limitadas. Tanto es así que muchas firmas de inversión están sacando de sus porfolios la llamada renta fija para dar poder aumentar su exposición a la bolsa. Aun así, los particulares tienen invertidos más de 2.000 millones de euros solo en deuda pública española (dependiendo del plazo se divide en letras, bonos y obligaciones).

Los expertos también ven potencial en otros dos productos clásicos: los fondos de inversión y los planes de pensiones, que están a medio camino entre rendimiento y riesgos. En este caso, los analistas recuerdan que hay productos para todos los gustos y perfiles de riesgo, aunque la estrategia debe ser siempre a largo plazo, e insisten a los inversores en que analicen el mercado y no se dejen llevar por los productos más conocidos, ya que no siempre son los más rentables.