Información sobre vivienda y economía

Tres reclamaciones (muy poco conocidas) que puedes poner a tu banco

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

En los últimos meses, miles de consumidores han reclamado a su banco el dinero que han pagado de más por las famosas cláusulas suelo en la hipoteca o los gastos de formalización del préstamo que pidieron para comprarse la casa. Pero, al margen de estos casos conocidos, también se pueden reclamar las comisiones por impagos, algunos seguros y una copia de todos tus contratos. Esto es lo que afirma el último informe de la plataforma reclamador.es, que explica cada uno de los casos:

1. Las comisiones por impagos. Este es uno de los productos que se pueden reclamar y que muy pocos clientes lo hacen, por eso los bancos siguen cobrándolas indebidamente. 

Según reclamador, se trata de comisiones que aplican las entidades cuando el cliente se retrasa en el pago de la cuota de algún préstamo o tarjeta y suelen situarse entre 30 y 80 euros por cuota retrasada. Su objetivo es compensar los gastos que haya tenido que soportar la entidad al tener que reclamar la deuda, pero no pueden ser cobradas sin más, ni siquiera por haber enviado una carta a los clientes. Para cobrarla de forma debida, el banco debe acreditar que las gestiones le han generado un gasto. 

2. Los seguros que nunca te llegarán a cubrir. Es habitual que la banca 'coloque' seguros a los clientes cuando contratan algún tipo de préstamo, a cambio de una mejora de las condiciones de financiación. 

El problema, según reclamador, es que la mayoría son seguros poco interesantes para el usuario y buscan proteger al banco. "Lo más llamativo de esta práctica es que el banco imponga un seguro que el consumidor nunca va a poder utilizar ni por el que va a obtener beneficio alguno. Esto sucede con muchos de los ‘seguros de protección de pagos’. El gancho principal para estos seguros es contar que si el usuario se queda en desempleo, el seguro se hará cargo de un número de cuotas del préstamo. Parece interesante ante la inestabilidad actual del empleo, pero esconde una trampa importante: en la mayoría de las ocasiones, para que el usuario pueda disfrutar de la cobertura debe tener un contrato fijo cuando se contrata. Aun así los bancos venden estos seguros a personas con contratos temporales, conociendo perfectamente la situación laboral del usuario".

 En cambio, añade la plataforma, estos desconocen que no podrán disfrutar de la cobertura hasta que se quedan en desempleo. En estos casos hay que reclamar la devolución de todas las primas del préstamo, ya que el banco no puede vender un seguro que nunca va a cubrir verdaderamente al afectado.

3. Una copia de tus contratos. Como consumidor, tienes derecho a soliciyar una copia de los contratos, tanto para operaciones de préstamo como de ahorro, ya sea porque los hayas perdido o porque la entidad no te los facilitó en el momento de la contratación. 

Normalmente la banca pone trabas, por lo que la recomendación es solicitarlo por escrito y con acuse de recibo en la oficina del banco. Ante cualquier impedimento, se debe acudir al Servicio de Atención al Cliente de la propia entidad. 

Las reclamaciones más comunes

Son muchas las cláusulas abusivas que las entidades pueden 'colar' en un contrato. En el caso de las hipotecas, por ejemplo, no solo están las cláusulas suelo, que impiden al cliente beneficiarse de la caída del euríbor. Según Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados, en la lista también se encuentran las hipotecas multidivisa, la cláusula 365/360, la de redondeo al alza o los intereses de demora.

Y a todas ellas se unen los gastos de formalización de hipotecas, que para una hipoteca de unos 150.000 euros, suponen un desembolso de entre 2.800 y 4.400 euros de media, una horquilla que depende de la comunidad autónoma. El mercado calcula que hay unos 8,2 millones de afectados en España podrían reclamar a su banco buena parte de los gastos que conllevó la formalización de su préstamo hipotecario, como por ejemplo, el gasto de la inscripción en el Registro, la notaría o el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). [Descubre aquí cómo reclamarlos]