Información sobre vivienda y economía

Una socimi española llega por primera vez a la bolsa de París... para saltarse las exigencias del MAB

Las socimis españolas miran más allá del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en busca de visibilidad, prestigio... y algún que otro beneficio regulatorio. Logis Confort, socimi propiedad de la promotora y constructora valenciana CV Grupo, se ha convertido en la primera de España en cotizar en Euronext.

La empresa dio salto a la bolsa con sede en París el pasado 13 de julio, a un precio de 2.2 euros por acción y con una capitalización superior a los 11 millones de euros y una cartera formada por siete activos. Entre todos suman 23.521 m2 de superficie y están valorados en unos 15 millones de euros, según los cálculos de Gesvalt.

Logis Confort se dedica al alquiler de edificios industriales y logísticos. Fundada en 2001 por Salvador Vila Arcos, propietario de CV Grupo (especializado en levantar y alquilar naves y superficies industriales), la compañía se acogió al régimen socimi en agosto de 2016. La compañía, asesorada por Armanext (primer asesor español en llevar a las socimis al parqué europeo), tiene su sede en San Fernando de Henares, en Madrid.

La sociedad cuenta actualmente con desarrollos de proyectos a medio y largo plazo, y su objetivo es la adquisición de edificios, mediante compra o promoción, en zonas “de gran tradición industrial y cerca de grandes ciudades españolas, para cederlos en alquiler”, tal y como explica el grupo. El accionariado del grupo está formado Salvador Vila Arcos, que pose un 50% del capital; Edelmiro Copoví, que posee un 25%, y su hermano José Manuel Copoví, con el 25% restante.

Su reparto accionarial es, precisamente, uno de los datos que más llaman la atención. Al no poseer accionistas minoritarios, este vehículo no puede empezar a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) donde están todas las socimis excepto las más grandes, que están en la bolsa tradicional. Hace justo un año que el gestor del mercado decidió endurecer la regulación y, desde entonces, obliga a este tipo de sociedades a tener una cantidad mínima de accionistas minoritarios para aprobar su salida a bolsa.

En concreto, desde el pasado dos de agosto, y tal y como detalla la Circular 1/2017 del MAB, las sociedades deben cumplir uno de estos dos criterios para poder cotizar en dicho mercado: tener al menos dos millones de euros de la valoración distribuida entre accionistas minoritarios (que poseen menos de un 5% del capital social) o un 25% del capital en el caso de que el valor de mercado de la compañía sea inferior a ocho millones de euros. Además, no se tendrán en cuenta las partipaciones de familiares de hasta segundo de los accionistas de referencia, ni tampoco las acciones que estén en manos del proveedor de liquidez (figura que suelen ejercer los bancos y las gestoras). 

Por tanto, y al no contar con accionistas minoritarios en su capital, todo apunta a que la socimi ha tenido que llevar a cabo la operación en otro mercado europeo. Y Euronext es el que establece menos requisitos, al contar con un mercado específico que se llama 'Euronext Access' (hay otro denominado 'Growth' que establece más exigencias). De ahí, que haya sido el elegido para estrenarse en bolsa y poder así mantener los beneficios fiscales que proporciona el régimen de las socimis.

Además, en el folleto de incorporación al mercado publicado por el propio Euronext no se encuentra referencia alguna sobre quién ha auditado las cuentas de la compañía, sino que simplemente detalla que el balance se ha realizado bajo la actual normativa contable. En el mercado español, sin embargo, es un requisito indispensable que las cuentas estén auditadas.

La cartera de Logis y la historia de su dueño

Logis Confort cuenta con una cartera de activos formada por siete inmuebles industriales y varios párkings en Madrid y Valencia, dos mercados que se están viendo impulsados por la mejora de la economía, el repunte de las exportaciones, el consumo doméstico y el e-commerce. Por valor de mercado y superficie, la joya de la corona de Logis Confort es el almacén logístico ubicado en Picassent, en Valencia, que cuenta con 11.800 m2 y un valor de mercado de ocho millones de euros. Este inmueble está alquilado a Facil Europe y Transfesa.

También en Valencia, la socimi cuenta con activos en Almussafers y Ribarroja, que juntos suman una valoración en el mercado de 6 millones de euros y más de 10.700 m2 de espacio industrial. En Madrid, la compañía cuenta con un inmueble logístico en San Fernando de Henares, alquilado a Transecort Logistics y con un precio de mercado que no llega al millón de euros.

Logis Control se crea con el ‘know-how’ de CV Grupo, una histórica del sector inmobiliario industrial en España. La compañía tiene sus orígenes en Alginet (Valencia) y aglutina varias empresas de construcción, promoción y alquiler inmobiliario.

El grupo de la familia Vila empezó a desarrollar su actividad en los años 60, con desarrollos industriales en la comarca de La Ribera. Uno de sus mayores saltos fue el desarrollo del parque de proveedores Juan Carlos I de Almussafes junto a Ford.

El grupo también supo posicionarse en la otra gran zona de suelo industrial del área metropolitana de Valencia, la zona de Ribarroja, la preferida por los operadores logísticos por sus comunicaciones y cercanía al Puerto de Valencia y donde hoy cuenta con un gran número de activos gestionados por su socimi.