Información sobre vivienda y economía

Las socimis se plantan ante Podemos: su idea de subir impuestos ‘mataría’ el mercado

Gtres
Gtres

Las socimis plantan cara a Podemos. Y es que sus propuestas de subir impuestos y acabar con los privilegios de estas sociedades podrían poner punto y final a un mercado que los expertos califican de exitoso, transparente y necesario.

Las tensiones entre el partido liderado por Pablo Iglesias y las sociedades de inversión inmobiliaria vienen de lejos. Ya en septiembre del año pasado, el primer espada del partido morado estuvo negociando con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para endurecer su fiscalidad.

En concreto, Podemos quería obligar a las socimis a pagar el Impuesto de Sociedades, tributo que grava los beneficios de las empresas y del que actualmente están exentas. 

Se trata de un tributo que ya incluía la ley que se aprobó en 2009, aunque las modificaciones que se llevaron a cabo en 2013 finalmente eliminaron esta tributación con una condición: entre otras cosas, estas sociedades están obligadas a repartir al menos el 80% de sus beneficios entre sus accionistas, retribución que estos posteriormente tributan vía IRPF en la declaración de la renta. En aquel momento el sector se rebeló contra la medida, que supondría una doble imposición tributaria y, tras el resultado de las elecciones del 28A, ha dado un paso más allá durante unas jornadas celebradas en Madrid.

“Poner un Impuesto de Sociedades a las socimis sería volver al mismo punto en el que estaba la ley antes de que se modificara. Y se cambió porque nadie invertía. Si volvemos a eso mataremos el mercado”, ha explicado Javier Hernández Galante, socio de derecho tributario del despacho británico Ashurst.

Y es que Podemos no solo ha mantenido esta propuesta en su programa electoral, sino que confiesa abiertamente que “acabaremos con las socimis, por tratarse de mecanismos de elusión fiscal y de especulación con un bien tan importante como la vivienda”, según dice el punto 191 de su programa.

En el punto 236, bautizado ‘Luchar contra los fondos buitre y la especulación con la vivienda’ encontramos una nueva referencia a estas sociedades. El partido insiste en “eliminar los paraísos fiscales interiores en forma de privilegios de ciertos esquemas societarios” y “poner fin al régimen fiscal privilegiado de sicavs, fondos y socimis”.

Para Antonio Fernández, presidente del asesor registrado Armanext (una empresa que ayuda a las socimis a salir a bolsa como dicta la ley), es importante tener en cuenta que “el dinero es lo más miedoso y lo más ágil que hay. No podemos olvidar que más de la mitad de la inversión en estas sociedades procede de fondos y empresas extranjeras y que, si el escenario se tuerce, tardarían 72 horas en trasladarse a otro mercado. Nos guste o no, España produce coches, sol y ladrillos, y tenemos que cuidarlo”.  

Durante las jornadas, los expertos han aprovechado para repasar algunos datos sobre lo que representan actualmente estas sociedades. Entre las más de 70 que hay cotizando en España suman un valor de mercado de 25.000 millones de euros, según datos del MAB, cantidad que representa en torno al 2% del PIB y que equivale a la capitalización de gigantes como Aena o Endesa.

Además, han levantado más de 1.600 millones de euros de capital en el último año y medio y ofrecen, de media, una rentabilidad por dividendo de entre el 3,5% y el 3,7%.

“¿De verdad hay que demonizar a un vehículo que da una rentabilidad superior al 3% en un momento en el que los tipos de interés están en mínimos históricos? Es una reflexión que debemos hacernos”, ha señado Marta Herreno Arias, socia de la asociación Women In Real Estate (WIRES).

No obstante, el sector descarta que llegue a aprobarse una medida de tal magnitud. Ya los Presupuestos Generales del Estado de 2019 de Pedro Sánchez que tumbó el Congreso en febrero y que fueron el detonante para la convocatoria electoral contemplaban una propuesta más moderada: aplicar un tipo de Sociedades del 15% sobre los beneficios de las socimis que no se reparten vía dividendos (un 20% o menos).

“En el peor de los casos estamos hablando de un impuesto del 15% sobre el 20% del beneficio. Esta medida, que tiene muchas posibilidades de salir adelante tras la victoria electoral del POSE, no es alarmante en sí misma, pero que pone de relieve el verdadero problema: la falta de seguridad jurídica. Si finalmente se pone en marcha, ¿qué más puede cambiar en uno o dos años? La demagogia no siempre triunfa”, agrega el socio de derecho tributario de Ashurst. 

En busca de la seguridad jurídica

Más allá de la crítica a Podemos, los expertos también han lanzado un mensaje claro para el próximo Gobierno que encabezará Pedro Sánchez si no hay sorpresas de última hora: el sector necesita seguridad jurídica.

“Las socimis se han consolidado como uno de los grandes actores del mercado inmobiliario en los últimos años y contribuyen a aumentar la oferta en diferentes sectores, entre ellos el de la vivienda. Su modelo se basa en invertir a largo plazo para obtener rentabilidades por el alquiler de los inmuebles que han comprado, por lo que el principal reto es la seguridad jurídica, para que a corto plazo no haya modificaciones que puedan afectar a los inversores particulares o los institucionales”, ha insistido la socia de WIRES.

Por su parte, Lucía M. de Aguirre, advisory de Aguirre & Baeza, también ha recalcado que, a pesar de que el sector sigue teniendo el viento a favor (se prevé que continúe el buen momento del ciclo y el apetito inversor por el ladrillo doméstico), “es necesario que haya seguridad y no encontrarnos con reales decretos que puedan cambiar cada poco tiempo”.

En esa misma línea, Jesús González Nieto, vicepresidente y director gerente del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), plataforma en la que cotiza la mayoría de las socimis españolas, ha concluido que “para que esto funcione es imprescindible la confianza, la transparencia y la seguridad jurídica, y no inventarse cosas raras. Aunque en cada país tiene sus particularidades, las socimis son muy parecidas a las sociedades que llevan funcionando décadas en otros países como EEUU o Reino Unido (REITS), y en España no debemos cambiar lo que funciona y ha sido un éxito. Lo que tenemos que hacer es cuidarlo y mejorarlo”.  

Etiquetas
SocimisMAB