Información sobre vivienda y economía

JP Morgan: los ahorradores que invierten en ladrillo en España se han triplicado en dos años

Unsplash
Unsplash
Autor: Redacción

Los ahorradores españoles vuelven a mirar al ladrillo. Y es que, con una recuperación económica e inmobiliaria que se mantiene, unos tipos de interés que continúan estancados en mínimos históricos y un exceso de liquidez que lleva a los inversores extranjeros a diversificar su cartera, los activos están ganando cada vez más protagonismo.

Así lo muestra el resultado de una encuesta que ha realizado la gestora del banco JP Morgan entre inversores. Según su análisis, actualmente 18 de cada 100 inversores tienen exposición al ladrillo, una proporción que supera con creces al 5,9% registrado en 2017. Dicho de otro modo: en apenas dos años se ha triplicado el porcentaje de inversores que apuestan por el inmobiliario.

Por otro lado, la gestora del banco estadounidense deja entrever que los ahorradores miran con cautela a la bolsa, como consecuencia de las turbulencias que están sufriendo los mercados internacionales por variables como la ralentización económica global, la guerra comercial entre EEUU y China, o la incertidumbre por el Brexit. De hecho, la confianza del inversor en la renta variable está en mínimos de los últimos dos años y medio. Hasta un 26% de los inversores cree que la bolsa caerá en los próximos seis meses, por encima del 24% de la encuesta anterior.

Aun así, la bolsa sigue siendo una opción de inversión más interesante que el ladrillo a corto plazo. Preguntados por la intención de inversión en los próximos meses, la alternativa que gana por goleada es la que componen los depósitos y las cuentas de ahorro, con más de un 45%, seguida de los fondos o planes de pensiones (20,7%), los fondos de inversión (13,4%) y la bolsa (12,3%). Ya por debajo del 10% se encuentran el inmobiliario (9,7%) y los bonos (8%). El resto (15,7%) no tiene intención de invertir en ninguna de las opciones anteriores.  

No podemos olvidar que, con el precio del dinero en mínimos, la rentabilidad bruta de los principales activos inmobiliarios supera el 7% en el caso de las viviendas, los locales comerciales y las oficinas, según el estudio de idealista del primer trimestre del año.