Información sobre vivienda y economía

La socimi Árima firma máximos en bolsa con la liquidez reforzada por la ampliación de capital

Autor: Redacción

El gráfico bursátil de Árima no engaña. La compañía, que firmó uno de los peores estrenos de bolsa de la historia y presentó una encefalograma plano en el parqué hasta noviembre del año pasado, ha dado un cambio radical desde entonces. Fue cuando la socimi cerró con éxito una ampliación de capital de 150 millones de euros en la que dio entrada al fondo Ivanhoé Cambridge como accionista de referencia. Desde ese momento, el especialista en oficinas disfruta de una vida completamente nueva en el parqué.

El primer impacto ha sido un aumento muy significativo de la liquidez. La compañía, que antes de la ampliación no alcanzaba los 10.000 títulos negociados diarios en la mitad de las sesiones, supera ahora este listón de forma habitual y este año ha alcanzado picos por encima de las 75.000 acciones. No son cifras extraordinarias, pero sí suficientes como para atraer nuevos inversores que antes renunciaban por el riesgo a quedarse atrapados en el valor.

En paralelo al aumento de las cifras de contratación, la socimi ha despegado en bolsa. La acción ha alcanzado por primera vez el listón de los 12 euros y está consolidando la subida del año pasado, cuando tras el cierre de la ampliación de capital arrancó con fuerza des de los 10 euros en los que se mantuvo anclada durante siete largos meses. 

Como referencia, las acciones de la ampliación fueron emitidas a 10,40 euros, por lo que todos los accionistas estables de la compañía están cosechando relevantes plusvalías latentes. Ivanhoé es el mayor, con algo más del 20% del capital. Pelham y Bank of Montreal, con un 9,98% y un 8,4% respectivamente, se sitúan a continuación entre los accionistas con participaciones significativas.

Pero el accionariado de Árima da mucho más de sí. Cuenta con grandes inversores institucionales extranjeros como Skagen, UBS, Fidelity y Alken, que complementan a los nacionales Gesconsult, Banca March o Consulnor. El capital se completa con la presencia de inversores particulares de primer nivel como José Lladó o Héctor Colonques, que se suman al consejero delegado Luis Alfonso López de Herrera Oria, dueño del 3,83%.

La nueva etapa de Árima en bolsa ha seducido a las dos firmas de análisis que siguen el valor. Este año, Kempen ha subido el precio objetivo de sus acciones desde los 12,10 hasta los 13,60 euros, mientras que JB Capital Markets lo ha elevado desde los 14,50 hasta los 15,20 euros. Por lo tanto, el valor tendría por delante un espectacular recorrido alcista de alrededor del 20% si se cumplen las previsiones de los expertos.

Mientras, la compañía sigue dando pasos adelante. A mediados del pasado mes de enero anunció la compra por 37,5 millones de euros de un edificio de oficinas en Madrid, con 14.000 m2 de superficie bruta alquilable y 213 plazas de aparcamiento. Con esta operación, Árima cuenta ya con ocho activos en Madrid en los que ha invertido 216 millones de euros y suman más de 75.000 m2.