Información sobre vivienda y economía

La crisis del coronavirus frena (aún más) las ventas de préstamos morosos que arrastran los bancos

Prime Yield
Prime Yield
Autor: Redacción

El mercado inmobiliario no pudo renovar en 2019 el récord de ventas de préstamos dudosos registrados en años anteriores y el reto se ha vuelto casi imposible en este ejercicio por la crisis del coronavirus.

Según los datos que maneja Prime Yield, la firma especializada en la valoración de activos y préstamos inmobiliarios para fondos de inversión y bancos y que está integrada en el grupo Gloval, durante el pasado ejercicio cambiaron de manos 22.000 millones de euros en préstamos dudosos, lo que arroja un descenso del 37% interanual.

A pesar de la caída, el mercado doméstico representó más del 70% de las operaciones en la Península Ibérica y el stock total de los créditos morosos bajó hasta los 61.500 millones de euros, muy por debajo de los 135.700 millones de euros registrados en diciembre de 2013. Además, no podemos olvidar que en 2018 se transaccionaron cerca de 60.000 millones en préstamos impagados, por lo que el mercado ha entrado en una fase de madurez, marcada por operaciones más modestas en términos de volumen.

En lo que respecta a 2020, las previsiones apuntan a más descensos, una tendencia que se acentuará por la crisis que está provocando la expansión del coronavirus. Por tanto, estos créditos impagados seguirán lastrando el balance de los bancos.

La compañía explica a idealista/news que “algunas transacciones se han pospuesto, ya que el cumplimiento de las ratios por parte de los bancos quedará relegado a un segundo plano en el actual contexto de la pandemia del covid-19 y la abrupta caída de la actividad económica y los ingresos de los hogares”. Y añade: “Es normal que los ‘servicers’ se concentren a corto y mediano plazo en la tramitación de las carteras administradas e intenten, con el arranque de la economía, crear un mercado secundario que permita la reanudación de la inversión con ‘tickets’ de pequeña y mediana dimensión".

La buena noticia es que la comunidad inversora sigue buscando operaciones de este tipo, ya que “los activos en dificultades están cobrando interés como una oportunidad de inversión interesante en un momento en el que muchos países tienen que lidiar con grandes cantidades de préstamos morosos en su sistema financiero. Para países como España, Portugal, Grecia o Brasil, resolver estos problemas sigue siendo urgente”, insiste la firma especializada. En el conjunto de Europa, el volumen de créditos impagados todavía ronda los 590.000 millones de euros.

En lo que respecta a las carteras susceptibles de compraventa, Prime Yield explica que no solo comprenden hipotecas, sino también préstamos al consumo sin garantía otorgados a empresas y hogares. Por eso, añade, “todavía queda mucho por hacer a lo largo de 2020 en el mercado secundario de préstamos impagados, ya que los inversores parecen recurrir a sectores más arriesgados, impulsados por la búsqueda continua de rendimiento”.