Información sobre vivienda y economía

La inversión en retail se duplicó antes de la crisis del covid-19, hasta los 1.066 millones

El negocio inmobiliario sigue demostrando que su estado de salud previo al coronavirus era más que óptimo

Fuente: Unsplash
Fuente: Unsplash
Autor: Redacción

El negocio inmobiliario sigue demostrando que su estado de salud previo al coronavirus era más que óptimo. El volumen de inversión registrado en el sector retail durante el primer trimestre de 2020 se situó en torno a los 1.066 millones de euros, duplicando el volumen del primer trimestre de 2019, según datos de CBRE. Sin embargo, se prevé que el sentimiento inversor a lo largo del 2020 sea cauteloso hasta que se estabilice la situación provocada por el covid-19.

Tras seis años consecutivos con crecimientos en ventas, la declaración del estado de alarma ha supuesto un cambio de tendencia en el primer trimestre de 2020. Las ventas minoristas en centros comerciales han caído un 15,1% en los tres primeros meses del año y, concretamente en el mes de marzo, han descendido un 61,6% respecto al mismo mes de 2019.

Este descenso de las ventas ha estado motivado por la disminución de la afluencia en los centros comerciales. Con motivo del confinamiento, la afluencia descendió un 19,7% hasta marzo en comparación con la registrada en el primer trimestre de 2019 y, solo en el mes de marzo, cayó un 61,4%, hasta 5.637.452 visitas, según las registradas al portfolio de 29 centros bajo gestión de CBRE. En aquellos centros en los que el ancla de alimentación representa una superficie importante de la superficie bruta alquilable (SBA), la disminución de las afluencias ha sido más conservadora (-50%).

Sobre las previsiones, Gonzalo Senra, director nacional de Retail CBRE, señala que “previsiblemente se irá recuperando la afluencia en las superficies en las próximas semanas -de acuerdo con las fases decretadas por el Gobierno- aunque será paulatinamente. En el caso de China, cinco semanas después del levantamiento del confinamiento, la afluencia de los centros comerciales se ha ido recuperando progresivamente, pero sigue en niveles muy inferiores a los de otros años por las mismas fechas: en la semana del 19 al 25 de abril, la afluencia ha estado un 30% por debajo que en la misma semana de 2019”.

Moda, accesorios y ocio, los más afectados

Las categorías más afectadas por el covid-19 en el mes de marzo han sido la moda, con un descenso de las ventas del 70,6%; los accesorios y el ocio, con una caída del 69%, y deportes, con un retroceso del 67%. En el extremo opuesto, las ventas de alimentación han caído un 9,3%, aunque su retroceso ha sido desigual. Mientras que en los supermercados e hipermercados la caída es del 2%, en alimentación especializada representa el 62,3%.

Para Senra “a pesar de que el Estado de Alarma se decretara el 14 de marzo, durante esa semana muchas empresas ya apostaron por cerrar sus locales, por lo que prácticamente solo se operó 10 días durante ese mes. Esto explicaría el importante descenso registrado en las ventas. Además, todos los sectores se han visto perjudicados, especialmente el ocio y, en el caso de la alimentación, se ha salvado un poco, ya que la venta ha crecido con respecto a la media”.

Por otro lado, la irrupción del covid-19 ha acelerado la tendencia alcista que reflejaba el sentimiento inversor sobre el riesgo de los activos retail. Las rentabilidades en high street prime y centros comerciales prime se sitúan en 3,50% y 5,25%, respectivamente. En cuanto a las operaciones, el repunte de operaciones corporativas y una mayor actividad del Sale and Lease Back (S&LB) ha logrado reactivar un mercado afectado por el e-commerce.

Mayor preferencia por ubicaciones prime en ‘high street’

En el caso del High Street, el descenso del turismo, junto con las nuevas restricciones decretadas en el aforo de los locales comerciales, supondrá un descenso en las ventas y se traducirá en un ajuste de rentas, que se estabilizará en los próximos 18-24 meses. Por otro lado, se intensificará aún más el interés por los ejes prime más consolidados. En este sentido, las segundas líneas perderán pulso y afluencia comercial debido a las nuevas dinámicas que puedan surgir tras la vuelta a la “normalidad”.