Información sobre vivienda y economía

La coyuntura inmobiliaria en España marca mínimos de 2014 y adelanta un gran cambio de tendencia

Autor: Redacción

El coronavirus lleva al mercado inmobiliario en España está en su momento más delicado desde 2014, cuando el sector empezó a remontar el vuelo tras el pinchazo de la burbuja y la crisis económica y financiera.

Al menos, eso es lo que deja entrever el índice 'European Real Estate Economy Index' (REECOX) que elabora cada trimestre el banco especializado en inversión inmobiliaria Deutsche Hypo, y que sitúa la coyuntura del ‘real estate’ doméstico a cierre de marzo en 180,8 puntos. Se trata del nivel más bajo desde enero de 2014 y está un 12% por debajo de los máximos recientes alcanzados a finales de 2015 (207 enteros). Solo en los tres primeros meses del año la caída se acerca a los dos dígitos, en línea con la que se produjo en la tormenta económica de 2008.

Para llegar a estos números, la entidad toma como referencia la evolución de varias variables, como por ejemplo del principal indicador de la bolsa, los datos inmobiliarios, los tipos de interés o el clima económico de los principales países europeos. Además de España, también mide la coyuntura en Alemania, Francia o Gran Bretaña, y en todos ellos se ha producido un claro empeoramiento del escenario inmobiliario.

“Ante la recesión mundial que se prevé por las restricciones económicas provocadas por la pandemia del coronavirus, el índice REECOX ha cedido considerablemente en todos los países analizados. Más moderada, en términos comparativos, ha sido la evolución en Polonia (-6,7 % y 171,7 puntos) y Gran Bretaña (-6,8 % y 183,4 puntos). A estos países les siguen los Países Bajos (-9,0 % y 172,7 puntos), Francia (-9,4% y 216,8 puntos) y España (-9,4% y 180,8 pun­tos, por lo que vuelve a situarse por detrás de Gran Bretaña y solo supera a Polonia y Países Bajos). El mayor descenso se ha registrado en Alemania, con una caída de dos cifras: un 11,8 %. Hasta entonces, el mercado “siempre seguro” de Alemania solo había experimentado dos veces una evolución similar en la historia del índice REECOX: después de los atentados de Nueva York en septiembre de 2001 y en la crisis financiera de octubre de 2008. Y, ahora, con 268,4 puntos, Alemania ha vuelto a quedar por debajo de la marca de los 300 puntos”, aclara el estudio del banco alemán, que insiste en que “la última vez que experimentamos una dinámica similar fue durante la crisis financiera de 2008”.

Así, la tendencia del mercado inmobiliario rompe con el buen tono de los últimos trimestres y da un giro de 180 grados por la llegada del covid-19. Además, se espera una evolución parcialmente divergente en los mercados inmobiliarios de los paí­ses europeos, que no solo afecta a la evolución de la crisis, sino que también se reflejará en las distintas fases de recuperación de los mercados.

De hecho, María Teresa Linares Fernández, directora de la sucursal de Deutsche Hypo en Madrid, sostiene que la pandemia va a provocar una transformación de muchos activos inmobiliarios, lo que conllevará que tomen una dirección distinta a la que estaba prevista antes de la llegada de la crisis sanitaria.

En línea con las previsiones aseguran diferentes voces del sector, Deutsche Hypo sostiene que estos cambios se dejarán notar especialmente en los hoteles y el ‘retail’, mientras que para el sector de la logística la crisis del coronavirus supondrá todo un revulsivo.

“La pandemia del coronavirus ha afectado particularmente a España y tendrá también efectos visibles en la economía. Aunque la actividad se está retomando lentamente en algunos sectores, ya es previsible que algunas clases de activos inmobiliarios no se libren de las consecuencias de la pande­mia. No obstante, se observan grandes diferencias entre los distintos tipos de activos. Mientras que el sector hotelero y el comercio minorista son los sectores más afectados, el sector logístico es el que más se beneficiará de los efectos de la emergencia sanitaria por el aumento que se ha producido en las compras online y la mayor necesidad de superficie derivada de ello. En cuanto a las previsiones para los inmuebles destinados a oficinas, las opiniones están bastante divididas. Lo que está claro es que en las distintas clases de activos habrá una transformación que, en parte, seguirá una dirección distinta a la que se preveía antes de la pandemia”, concluye Fernández.