Información sobre vivienda y economía

Un 30% del empleo es vulnerable ante los cambios tecnológicos: a qué sectores afectará más

Autor: Redacción

La OCDE lo tiene claro: el 29,5% de los ocupados en España están ejerciendo profesionales que son vulnerables ante la revolución tecnológica que se avecina. Una teoría que comparten muchos expertos.

Para Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), los empleados que se encuentran en una situación de riesgo ante la transformación digital y la automatización son "empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina", además de los "trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción".

Sin embargo, esto no significa que estos empleos vayan a desaparecer. Para Daniel Lacalle, economista jefe de la firma de inversión Tressis, la tecnología no va a destruir empleo “porque las personas generaremos más valor añadido gracias a las máquinas. Además, siempre que el cliente, el consumidor y el beneficiario sean humanos buscarán la interacción con otros semejantes”.

Lo mismo opina Torres, que insiste en que “hoy por hoy, la digitalización no ha destruido empleos” y recuerda que “los países más digitalizados, como Japón, Alemania, Corea, Singapur o los países nórdicos”. Sin embargo, advierte de que " sí está transformando el tipo de empleo que se genera, así como el entorno empresarial”.

¿Y qué piensan los empresarios de todo esto? Antonio Garamendi, vicepresidente de la CEOE, recuerda que “el mundo del trabajo va a cambiar y hasta un 80% de los puestos de trabajo se van a tener que transformar. Es un cambio que nos va a afectar a todos, y también a la formación, la educación y al concepto de empleabilidad”.

De hecho, la Unión Europea cree que la nueva revolución digital traerá consigo la llegada de 21 millones de puestos de trabajo nuevos relacionados con la tecnología”.

El impacto en la construcción

El sector cada vez está apostando más por la automatización de los procesos con un doble objetivo: reducir costes y ser más eficiente. Desde la Fundación Laboral de la Construcción explican que, a pesar de que las empresas siguen demandando albañiles y encargados de obra, ahora se está prestando atención a determinadas habilidades.

“En general, cada vez va a tener menos peso en la obra el trabajo físico y duro del peón y va a pesar mucho el trabajador cualificado que sabe hacer un determinado montaje de un tipo de material o de una pieza concreta. Y luego también un encargado que se debe modernizar y va a tener que ser capaz de manejar la gestión de la obra a través de nuevas tecnologías: una tableta, un teléfono móvil... En este sector hay muchos oficios diferentes, pero lo común a todos yo creo que son esas competencias transversales de capacidad de trabajo en equipo”, explica Enrique Corral, director general de la Fundación, en una entrevista concedida a idealista/news. 

Corral insiste en que “a la obra ya no entra cualquiera, sino gente preparada” y en que “el sector debe dignificar su imagen y explicar lo que realmente es la construcción del siglo XXI: un sector que trabaja con tecnologías avanzadísimas”.

Prueba de ello es que, en los últimos tiempos, hemos visto casas impresas en 3D que se levantan en cuestión de horas, el avance de las casas inteligentes, la aparición de empresas que fabrican baños y cocinas a través de sistemas modulares y la llegada de las casas sostenibles que generan más energía de la que consumen.