Información sobre vivienda y economía

El blockchain y la Inteligencia Artificial cambiarán el mundo: así será la revolución que viene

Gtres
Gtres

“Tendrá un impacto mayor que Internet”, “los datos son el petróleo del siglo XXI”, “es la cuarta transformación digital”, “el potencial de intercambiar información es enorme” y “va a cambiarlo todo” son solo algunas de las expresiones que utilizan los expertos para hablar del impacto que tendrán la tecnología blockchain y la Inteligencia Artificial en nuestras vidas.

Durante unas jornadas celebradas en Santander, banqueros, economistas, políticos y directivos tecnológicos han explicado cuáles son los grandes beneficios que vendrán de la mano de la revolución que viene, cómo va a afectar a las transacciones, las relaciones sociales, el mercado del trabajo y el negocio empresarial, y han resumido los retos a los que nos enfrentamos. Resumimos qué piensan los expertos de la nueva era en la que estamos entrando:

1. Cambiará la economía

El modelo económico actual puede tener los días contados. Y es que la tecnología blockchain y la Inteligencia Artificial, los protagonistas indiscutibles de la transformación que se avecina, supondrán un cambio radical en las transacciones financieras y comerciales. Al menos, eso es lo que opinan los banqueros españoles.

“De verdad puede transformar el sistema económico en el que vivimos hoy. Son tiempos rompedores en los que la tecnología puede hacer cosas inimaginables: hay coches que se conducen solos, máquinas que traducen... El blockchain puede desembocar en una economía descentralizada, porque no necesita intermediarios; además, ganamos en transparencia y rapidez en los procesos”, explica Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA, quien añade que “el progreso económico y social dependen del desarrollo tecnológico y por eso hay que estar preparados para el cambio”.

Para José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, “la mejora de la eficiencia basada en la tecnología va a continuar en el futuro y la Inteligencia Artificial va a tener un impacto radical. En la banca lo tendrá porque ya lo vemos en nuestros clientes. No tengo ni idea de cómo estaremos dentro de cinco años, pero creo que lo importante no es eso, sino ser flexible a los cambios”.

2. Cambiará el mercado de trabajo

Otra de las previsiones en las que están de acuerdo los expertos es en que la irrupción de la nueva transformación digital estará acompañada por cambios en el mercado laboral y en la educación.

¿Y qué se espera en este sentido? Antonio Garamendi, vicepresidente de la CEOE y presidente de Cepyme, adelanta que “el mundo del trabajo va a cambiar. Ya todos los expertos nos dicen que muchos empleos van a desaparecer y otros muchos se van a crear, pero la conclusión definitiva es que el 80% de los puestos de trabajo que van a quedarse se tienen que transformar. Yo creo que ese es un dato fundamental y que debemos tener interiorizado. Todos tenemos que cambiar, empezando por los empresarios, que debemos ponernos las pilas para entender este cambio,porque también afectará a la formación, la educación y al concepto de empleabilidad”.

Además, tal y como recuerda Fuencisla Clemares, directora general de Google España, “la Unión Europea calcula que se van a crear 21 millones de puestos de trabajo relacionados con la tecnología y está claro que debemos impulsar el desarrollo de las capacidades digitales en los empleados, sobre todo si tenemos en cuenta que cuatro de cada 10 empresas dicen actualmente que no encuentran los perfiles que necesitan”.

En esta misma línea, Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, opina que “el aprendizaje va a ser clave y habrá que replantearse el sistema educativo para que vaya acorde con los nuevos tiempos”.

3. Cambiará la forma de comunicarnos

También habrá cambios en la forma de comunicarnos, sobre todo a través de las redes sociales. “Ahora solo podemos comunicarnos por Facebook o WhatsApp con usuarios que tengan esa misma aplicación, pero en el futuro no importará la plataforma. En el mundo blockchain podrías escribir un mensaje en Whatsapp y que la otra persona lo reciba en un servicio diferente”, recalca el número dos de BBVA.

Además, se producirá una llegada masiva de los asistentes de voz. “Vamos a pasar de la era de las búsquedas a la de las asistencias. Vamos a tener conversaciones con nuestros equipos y dispositivos y eso nos va a hacer la vida mucho más fácil. La misión de Google Home que acaba de llegar al mercado tiene como objetivo ayudarnos a resolver las tareas diarias y en el futuro será tan sencillo como hacer una búsqueda. Toda la industria ya es consciente de esto; además de nosotros, también están trabajando en ello compañías como Microsoft, Amazon o Apple”, ha aclarado la máxima ejecutiva de Google en nuestro país.

Otro de los cambios que destaca Álvaro Nadal, exministro de Energía, Turismo y Agenda Digital y actual responsable económico del Partido Popular, es que “si los anteriores cambios rupturistas de la historia han estado basados en eliminar al ser humano las tareas físicas (por ejemplo, la máquina de carbón), la próxima trata de eliminar el trabajo intelectual aburrido”.

4. Cambiará el negocio de las empresas

La explotación de datos es una de las grandes bazas para las empresas: son el petróleo del siglo XXI, según Alicia Pertusa, responsable de estrategia y blockchain en costumer solutions de BBVA.

Desde el Gobierno también creen que será un trampolín para el tejido empresarial, siempre y cuando sepan adaptarse a los nuevos tiempos.

Según explica la ministra de Industria, Comercio y Turismo, “estamos inmersos en una etapa de cambio, que está afectando a todo, no solo a las relaciones laborales y sociales. Esta nueva economía 4.0, que no supone más que la aplicación diaria de las tecnologías, permitirá mejorar los procesos de venta y, sobre todo, poner al cliente en el centro del proceso. En definitiva, ofrece una oportunidad para mejorar nuestra competitividad”.

“Va a afectar en las decisiones diarias. A una empresa de distribución, por ejemplo, le ayudará a optimizar su stock de productos, a mejorar las órdenes de compra o a calcular de manera más eficiente las rutas logísticas, pero este sistema vale para cualquier sector. Da igual que sea un banco, una petrolera o una empresa de retail: la clave es usar los datos para ofrecer mayor valor añadido, poder tomar mejores decisiones de negocio y personalizar su producto de cara al usuario”, argumenta la directiva de Google.

Para el sector financiero, por ejemplo, el análisis de los datos y la personalización permitirán recomendar mejor los productos y las decisiones de inversión, anticipar problemas de liquidez... “Nuestro negocio seguirá siendo un foco de confianza, pero con un cambio: antes venía por la gestión del dinero y ahora vendrá por la gestión de los datos”, recalca el consejero delegado de BBVA.

En definitiva, la nueva tecnología ofrece rapidez (datos en tiempo real), trazabilidad y eficiencia, lo que para el mundo empresarial se traduce en un ahorro de costes.

Muchos retos sobre la mesa

A pesar de las ventajas que puede tener la llegada de la nueva transformación digital, el mercado enumera muchos problemas que se deben solventar. Entre ellos, la seguridad, la protección de datos, la regulación, la compatibilidad con la normativa fiscal o la volatilidad de las criptodivisas como el bitcoin.

Por ejemplo, desde BBVA afirman que esta tecnología aún no está madura y ven necesario tener un marco claro que permita a las autoridades diseñar una regulación. De hecho, creen que ni los mercados ni los reguladores están preparados para su llegada, así que consideran clave la anticipación y la colaboración público-privada.

También se deben solventar temas técnicos (bitcoin, la criptodivisa más famosa que usa blockchain, gestiona 7 transacciones por segundo, mientras que Visa puede llegar a gestionar más de 50.000). Por otro lado, hablan la necesidad de evitar un gasto energético excesivo (se cree que el blockchain va a tener un consumo enrome de energía), de llevar a cabo un cambio cultural para adaptarnos a la digitalización (a pesar de que los usuarios estamos muy avanzados, no sucede lo mismo con las empresas), así como un cambio en el sistema educativo y en la formación.