Información sobre vivienda y economía

Adiós al alicatado, el polvo y las molestias: ahora los baños y las cocinas se construyen en una fábrica

¿Cuántas veces hemos pensado en reformar el baño o la cocina, pero solo pensar en el polvo y las molestias que se producen lo hemos ido postergando? La industria puede ir diciendo adiós a la construcción tradicional porque ya hay empresas que fabrican baños y cocinas modulares en una fábrica. No sólo se ahorra en molestias, sino también en tiempo y calidad. Te damos la bienvenida a la fabricación en cadena de la vivienda.

Dicen que las crisis son una oportunidad para mejorar y el sector inmobiliario está tomando nota de ello. Cada vez son más las promotoras inmobiliarias que se suben al carro de la eficiencia energética y que están construyendo viviendas sostenibles y con un consumo energético bajo. Todo para cumplir con la directiva europea que establece que los edificios que se construyan en nuestro país a partir de 2020 tengan un consumo energético casi nulo y que los que se hayan levantado con anterioridad a esa fecha sean capaces de reducir su derroche de energía. 

Una de las formas de reducir el consumo energético pasa por hacer partes o toda la vivienda modular, lo que supone fabricar los módulos en una fábrica, similar a la fabricación en cadena de automóviles. Conspace, que forma parte de la promotora Vía Célere, se dedica a desarrollar sistemas modulares para la construcción de baños y están inmersos en el desarrollo de prototipos de cocinas y paneles técnicos en proyectos de obra nueva y rehabilitación.

Pablo Manuel Gutiérrez, responsable del Departamento técnico comercial de Conspace, señala que realizan baños totalmente terminados y colocados en la vivienda a falta de conectar las instalaciones generales. No sólo hacen baños en obra nueva, sino que también rehabilitan. 

¿Qué supone esto? Un ahorro de tiempo crucial porque aquel propietario que quiera dar un lavado de imagen a su baño lo podrá hacer en un solo día. Esto es posible gracias a la fabricación en serie ya que una vez el baño está diseñado sólo hay que cambiar sus instalaciones, acabados y aparatos sanitarios, lo que se logra hacer en un día y sin levantar polvo de obra. En este enlace se puede ver cómo se hace la rehabilitación de un baño de un particular. 

Al fin y al cabo, se trata de un proceso de construcción más eficiente, controlado y corto ya que se trata de un módulo levantado en una fábrica. Las principales diferencias entre un baño o cocina industrializadas frente a los espacios convencionales son una reducción del plazo de construcción, la consiguiente reducción en el coste final, la mejor ejecución de la obra y la inexistencia de problemas de postventa. 

“Hay que tener en cuenta que por los cuartos de baño pasan el 70% de los gremios de obra, es decir, vamos a tener un alicatador, electricista, fontanero o pintor. Y con la fabricación modular logramos aglutinar riesgos y controlar ese proceso de construcción”, apunta Pablo Manuel Gutiérrez, para añadir que el producto final que dan al cliente está completamente probado, testado y nuevo a estrenar. 

Cómo es el proceso constructivo

El proceso constructivo de un baño industrializado ya sea de obra nueva o rehabilitación es bastante similar al de la obra tradicional. El primer paso es recibir el proyecto, ver la viabilidad técnica y hacer un presupuesto técnico económico. Después se hace un prototipo y posteriormente comienza la fabricación seriada: bastidores, paramentos verticales, paramentos horizontales, acabados, mobiliarios y lo que se hace es una vez construido, transportarlo a la vivienda y elevarlo por la fachada. 

“En obra nueva somos capaces de instalar unos 20 baños diarios y en rehabilitación cada equipo es capaz de instalar un baño en un día. Una instalación de un baño en un edificio son aproximadamente cinco horas. Y además, estamos reduciendo en torno a un 97% el riesgo de sufrir accidentes de un operario en obra”, subraya Gutiérrez.

Los clientes de Conspace son principalmente empresas. En obra nueva trabajan de la mano de promotores, arquitectos y constructoras. Y en rehabilitación se están centrando mucho en hoteles, hospitales, residencias, geriátricos, es decir, en todo aquel edificio que es colectivo. “Cuanta mayor repercusión de cuartos húmedos tenga el edificio, más beneficio se van a poder obtener de este tipo de soluciones”, señala el director comercial. 

Baños y cocinas eficientes

Y ¿Cómo se logra que espacios como el baño o la cocina sean más eficientes con los sistemas industrializados? A continuación, detallamos las principales características:

- Gestión del residuo: se genera menos residuo por tratarse de un proceso industrializado. En concreto, reducen en cerca de un 45% la generación de escombro dentro de la obra. Además, el consumo de agua y electricidad es menor.

- Materiales ‘made in Spain’: los materiales empleados pueden estar fabricados en España, con lo que se reduce la huella ecológica, aunque todo dependerá de los materiales que elija el cliente, promotor o consumidor.

- Reutilización de materiales: en caso de materiales sobrantes y escombros la compañía los reutiliza.

- La industrialización se adapta a la eficiencia energética: si en una promoción se quiere que las viviendas tengan una calificación energética A, el baño o la cocina contarán con elementos que ayuden a conseguir esta letra, como suelo radiante o iluminación led.