Información sobre vivienda y economía

Los trabajadores en ERTE pueden ser despedidos, según la OCU

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Cualquier trabajador puede ser despedido, incluso durante el ERTE causado por la pandemia, si la empresa devuelve luego al Estado las cotizaciones que se hubiese ahorrado, más intereses y recargos. Así lo asegura la OCU que añade que es la propia normativa la que lo contempla. Incluso señala que en ciertas situaciones (riesgo de concurso de acreedores o trabajos sujetos a mucha estacionalidad) la empresa podrá despedir sin necesidad de devolver las cotizaciones.

Estas son las situaciones en las que las empresas pueden despedir sin necesidad de devolver las cotizaciones (cotizaciones que el Estado ha asumido):

  • Cuando sean despidos disciplinarios, aunque como siempre, deberán justificarse y conseguir que sus razones sean aceptadas.
  • Cuando la empresa entre en una dinámica de concurso de acreedores, lo que desgraciadamente es un caso muy común en estos días.
  • Cuando sea una empresa con trabajos sujetos a mucha “variabilidad o estacionalidad”, aunque habrá que estudiar cada caso en concreto.
  • Cuando se trate de un contrato temporal y expire el tiempo convenido, acabe la obra o servicio para la que trabajaba o no pueda realizarse de inmediato. Lo mismo si es un contrato fijo-discontinuo y dejan de llamar al trabajador por las razones citadas o porque toca una interrupción.

OCU también advierte que los seis meses de salvaguarda del empleo posteriores a la finalización del ERTE-covid (que, salvo que se prorrogue, no podrá superar el mes de mayo) empiezan a contar desde el momento en que cualquier trabajador afectado es reincorporado. El inicio de este periodo no impedirá que se prolonguen o se inicien reducciones de jornada y salario, según el criterio de la empresa. De hecho, si dentro de la misma empresa hubiera otros trabajadores a los que no se hubiera aplicado el ERTE-covid, podrían ser despedidos en cualquier momento, tal y como se hacía antes de que entrara en vigor la normativa laboral específica durante el coronavirus.

Independientemente del covid, la OCU ha hecho un listado de situaciones en las que el empresario puede hacer despidos a personas que creían que estaban protegidas, como embarazadas o con reducción de jornada. Porque el empresario puede alega causas objetivas, como económicas, técnicas, organizativas o de producción. Así, con todo, una empresa puede despedir por causas disciplinarias u objetivas a los siguientes perfiles que creían estar “protegidos”:

  • Mujeres que acrediten ser víctimas de violencia de género por alguno de los medios reconocidos por la normativa.
  • Mujeres embarazadas desde el primer día de gestación hasta que el bebé cumple doce meses y hombres desde que comienzan su permiso de paternidad hasta que el niño cumple doce meses.
  • Adoptantes de niños menores de 12 años desde el día de la adopción hasta pasados doce meses, siempre que disfruten de los permisos por adopción.
  • Personas que han pedido una reducción de jornada y salario para cuidar de hijos menores de 12 años, de discapacitados a los que guarden legalmente o de parientes impedidos de hasta segundo grado.
  • Personas que han tomado una excedencia para cuidar de un hijo hasta que cumpla la edad de tres años como mucho, o de un familiar de hasta segundo grado, por espacio de hasta dos años.
  • Personas que se han convertido en delegados del personal o miembros del comité de empresa (la protección dura mientras dura su cargo y hasta un año después de dejarlo).
  • Personas que han denunciado irregularidades ante la Inspección de Trabajo, con independencia de que el resultado de la investigación les dé la razón o no.

En cuanto a la posibilidad de que te despidan mientras estás de baja por enfermedad o accidente, la OCU asegura que también es posible y perfectamente legal, aunque podría declararse improcedente (lo que merece la indemnización más alta).