Información sobre vivienda y economía

Cobros indebidos por ERTE: el plan de Trabajo y Hacienda para que no den sustos en la renta de 2020

La Agencia Tributaria trabaja para que los borradores estén todo lo afinados posible

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La avalancha de ERTE que se han sucedido en los últimos meses por la crisis del covid ha provocado muchos errores en los cobros de los trabajadores afectados por estos procesos. En muchos casos, el SEPE se ha retrasado en los pagos, mientras que en otros ha ingresado de más. 

En este escenario, y pasado ya un año desde que arrancó la pandemia sanitaria, los Ministerios de Trabajo y Hacienda han buscado una solución para evitar sorpresas desagrables de los contribuyentes en la declaración de la renta. Recordemos que la Campaña de la Renta 2020 arrancará el próximo 7 de abril.

Con la vista puesta en el calendario, la cartera liderada por Yolanda Díaz está enviando mensualmente a la Agencia Tributaria los datos actualizados de los trabajadores afectados por ERTE, y prevé comunicar a los trabajadores las incidencias que se hayan podido producir a lo largo de 2020 de forma inminente y tras una revisión automática, para que puedan devolver el dinero que han percibido de más. 

El objetivo es que los borradores de la declaración estén lo más ajustados posible y que los contribuyentes no tengan que pagar de más por dichos errores de gestión.

El SEPE explica al diario El Economista que el atasco se ha producido porque el organismo ha tenido que revisar a mano los pagos indebidos, aunque ahora se ha automatizado el proceso. Sin embargo, el sistema se está implantando de forma gradual en las diferentes delegaciones provinciales.

El impacto del ERTE en la renta

Un estudio del Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha) publicado a finales del año pasado resumía el impacto que va a tener el ERTE en la declaración de la renta de los contribuyentes.

El primero es que el SEPE se convertirá en un segundo pagador, por lo que "los contribuyentes que se han visto afectados por un ERTE, aunque cobren menos de 22.000 euros en total, tendrán que presentar la declaración de la renta y es probable que les resulte a ingresar”. 

Los técnicos aclaraban que los contribuyentes no tendrán obligación de declarar si no reciben de otros pagadores más de 1.500 euros en el año (en caso contrario, el límite para declarar es de 14.000 euros con más de un pagador) y advierten de que “el importe que no se retenga en 2020 tendrá que liquidarse al presentar la próxima declaración”.

El blog de Bankia, por su parte, recuerda que, con independencia de la modalidad de ERTE (reducción de jornada y/o suspensión de empleo), la prestación percibida tiene la consideración de rendimientos del trabajo. Así, estiman que, por regla general, el cobro de una prestación por ERTE hará que la declaración salga a pagar, y en caso de que la declaración nos salga a devolver la cantidad será menor que otros años.

El motivo es que las prestaciones públicas suelen estar sujetas a una retención de IRPF muy reducida, por lo que posteriormente hay que compensar ese desajuste en la declaración de la renta.