Información sobre vivienda y economía

Del ERTE a las ayudas para pagar el alquiler: los efectos del covid en tu próxima declaración de la renta

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

La crisis del coronavirus va a tener un impacto fiscal importante y convertirá a la Campaña de la Renta 2020 en una de las que traerá más cambios a los contribuyentes, y no precisamente para bien.

Según destaca un estudio de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la pandemia tendrá efectos que podrían afectar al importe de la próxima declaración de la renta de particulares y autónomos. Muchos de los contribuyentes que han estado en ERTE deberán presentar la declaración por haber tenido al SEPE como segundo pagador y sobrepasar los límites de las exenciones, mientras que también habrá que declarar las ayudas recibidas como el Ingreso Mínimo Vital o las destinadas a pagar el alquiler. Repasamos los principales efectos que tendrá el covid en la próxima declaración del IRPF:

1. Los afectados por un ERTE, ojo con los límites y las retenciones

El Gobierno flexibilizó la figura del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en las primeras semanas de estado de alarma, con el fin de evitar los despidos masivos de los trabajadores. Además de los fallos administrativos a la hora de activar estos procesos y de darlos de baja, que ha provocado que miles de personas hayan estado meses sin percibir la prestación o la hayan recibido fuera de plazo, se suma el hecho de que han tenido un segundo pagador y, dependiendo de lo que hayan cobrado, podrían verse obligados a presentar la declaración y a tener que devolver dinero a Hacienda.

En este sentido, Gestha recuerda que “los contribuyentes que se han visto afectados por un ERTE aunque cobren menos de 22.000 euros en total, tendrán que presentar la declaración de la renta y es probable que les resulte a ingresar”. A todos ellos les recomienda que, si no tienen capacidad de ahorro, soliciten a sus empresas un incremento de las retenciones sobre la nómina de diciembre para evitar sorpresas en la Campaña de la Renta de la próxima primavera.

En concreto, los técnicos aclaran que los trabajadores en ERTE que cobren menos de 22.000 euros en total no tendrán obligación de declarar si no reciben de otros pagadores más de 1.500 euros en el año (en caso contrario, el límite para declarar es de 14.000 euros con más de un pagador) y advierten de que “el importe que no se retenga en 2020 tendrá que liquidarse al presentar la próxima declaración”.

El blog de Bankia, por su parte, recuerda que, con independencia de la modalidad de ERTE (reducción de jornada y/o suspensión de empleo), la prestación percibida tiene la consideración de rendimientos del trabajo, y que el SEPE actúa como un pagador más. Así, estiman que, por regla general, el cobro de una prestación por ERTE hará que la declaración salga a pagar, y en caso de que la declaración nos salga a devolver la cantidad será menor que otros años.

2. La deducción por maternidad para madres trabajadoras afectadas por ERTE

Gestha recuerda que “las mujeres con hijos menores de tres años con derecho a la aplicación del mínimo por descendiente podrán abaratar la cuota diferencial del IRPF hasta en 100 euros mensuales por cada hijo, siempre que realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la cual estén dadas de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o Mutualidad”.

Sin embargo, “en el caso de ERTE, la trabajadora dejaría de cumplir los requisitos para disfrutar de la deducción por maternidad, salvo que realizara un trabajo por cuenta ajena a tiempo parcial en supuestos temporales de regulación de empleo. En esta misma situación se encontrarían las autónomas durante los meses en los que hayan tenido que cerrar su actividad”, recalcan los técnicos.

3. El estado de alarman no evitará la imputación de las rentas inmobiliarias

La Ley del IRPF establece la imputación de rentas inmobiliarias, excluyendo la vivienda habitual, y Gestha señala que “la Agencia Tributaria ha considerado que no es la utilización efectiva de la segunda vivienda, sino su disponibilidad, lo que genera la imputación de rentas. Por ello, y pese a no haber tenido la oportunidad de disfrutar esa segunda vivienda, la imputación de ingresos no se altera por el confinamiento del contribuyente”.

A pesar de que Manuel de Miguel Monterrubio, subdirector general de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas de la Agencia Tributaria, se mostró a favor de cambiar la ley para evitar esta imputación de las rentas, que gravan la propiedad de inmuebles urbanos distintos a la vivienda habitual, de momento tal cambio no se ha producido. De hecho, la Dirección General de Tributos, en una reciente consulta, se ha pronunciado sobre esta cuestión y su postura es que se deben imputar las rentas incluso a los pisos turísticos que hayan estado vacíos por el estado de alarma.

4. La declaración debe reflejar los acuerdos en los alquileres

El estudio de los técnicos de Hacienda también recuerda que “los acuerdos voluntarios alcanzados entre arrendadores e inquilinos para rebajar la renta por el estado de alarma y la posterior crisis tendrán incidencia en la declaración de 2020, ya que el arrendador reflejará como ingresos durante esos meses los nuevos importes”.

De igual modo, añade, “si ambas partes hubiesen acordado diferir el pago de la renta, también tendría incidencia en la Renta 2020”. En concreto, el documento detalla que “el arrendador imputará los ingresos de estos meses en función de los nuevos plazos acordados. Además, debe tener en cuenta que seguirán siendo deducibles los gastos necesarios y que no procederá la imputación de rentas inmobiliarias, aunque no se perciban las rentas del alquiler”.

Desde Gestha insisten en que "si se ha acordado entre el arrendador y el arrendatario aplazar el pago del alquiler, ello no conlleva que haya que imputar renta inmobiliaria por ese periodo. Es decir que si, por ejemplo, hemos acordado aplazar el pago de septiembre de 2020 hasta enero de 2021 y por tanto no declaramos los ingresos de septiembre en la declaración de Renta de 2020, ello no supone que haya que imputar renta inmobiliaria por el mes de septiembre, como si estuviera sin alquilar, ya que sigue considerándose arrendado". 

5. Hay que declarar las ayudas y las subvenciones por el covid

Gestha recuerda que “las subvenciones o ayudas recibidas tendrán que declararse, como las recibidas para las actividades de los autónomos, el Ingreso Mínimo Vital (IMV), el Plan Renove para la adquisición de vehículos, las subvenciones del Plan Estatal de Vivienda y otras de las comunidades autónomas, entre las que se encuentran las ayudas para pagar el alquiler a los hogares vulnerables. Será obligatorio presentar la declaración siempre que se hayan recibido concepto más de 1.000 euros en el conjunto del presente ejercicio fiscal entre todas las ayudas.

6. Los donativos para luchar contra el covid tienen deducción

Otro de los aspectos que resalta el estudio es que “los donativos al Tesoro Público para financiar los gastos ocasionados por la crisis sanitaria deducen en el IRPF un 80% de los primeros 150 euros donados, y un 35% a partir de esa cifra, porcentajes que se elevan desde el 1 de enero de 2020 también para todas las donaciones a ONG y demás entidades beneficiarias del mecenazgo”.