Información sobre vivienda y economía

España, cuarto país con la administración electrónica más avanzada del mundo (Ranking)

Autor: Redacción

España puede sacar pecho de lo bien que funcionan sus servicios administrativos online. Al menos, eso es lo que deja entrever el estudio que han realizado conjuntamente la Universidad Cornell, la escuela de negocios INSEAD y la propia Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Dentro de su análisis, los tres organismos han valorado el nivel de avance de las administraciones electrónicas en un total de 141 países y, sorprendentemente, nos han situado entre los primeros puestos de la lista.

Con una nota de 94,49 puntos sobre 100, estamos técnicamente empatados con Japón y Estados Unidos. Por tanto, solo nos superan la matrícula de honor de Francia (que ocupa el primer puesto de la tabla y se convierte en el único país con 100 enteros), Singapur (99,21 puntos) y Corea (97,64).

Justo por detrás de Japón, España y Estados Unidos (éste es el orden que aparece en el estudio, a pesar de que sus puntuaciones son exactamente las mismas) se encuentran Bahréin (93,7), Australia (92,91), Holanda (92,91) y Canadá (91,34).

Con una puntuación de entre 80 y 90 enteros encontramos a Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Uruguay, Nueva Zelanda y Chile, mientras que estados como Colombia, Finlandia, Italia, Rusia, Noruega o Austria han obtenido entre 70 y 80 puntos.

Varias posiciones más abajo se encuentran Alemania y Dinamarca (con poco más de 66 enteros), Luxemburgo (62,2) o Suiza (50,39), que ni siquiera están entre los 30 países más destacados en materia de servicios administrativos online.

Pero, ¿cómo es posible que España ocupe una posición tan destacada cuando hay un 20% de la población que nunca ha usado un ordenador y un tejido empresarial que se adentra despacio en la era de la transformación digital? Como recuerda el Instituto de Estudios Económicos (IEE), que se ha hecho eco del informe, “durante los últimos años, la administración electrónica ha logrado un avance espectacular en nuestro país, ofreciendo a los ciudadanos un amplio acceso a la administración pública a través de internet. De hecho, en el informe se destaca este aspecto como una fortaleza de nuestra economía”.

En cambio, añade el organismo, “en la gran mayoría de países de reciente adhesión la administración electrónica todavía no está demasiado desarrollada. Eso hace que Croacia, Rumanía y Eslovenia estén en puestos entre el 70 y el 80, al tiempo que Malta ocupa el 81 y la República Checa el 89. El país europeo peor clasificado es Bulgaria en el puesto 117 (con 23,6 puntos), aunque hay países africanos y sudafricanos que incluso tienen menos de 10 enteros.

En España lo usan más de 7.000 ayuntamientos

Volviendo al caso español, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas asegura que actualmente la mayoría de las corporaciones (ya sean locales o autonómicas) disponen ya de un servicio digital.

“Actualmente, 7.679 entidades locales están adheridas al sistema de factura electrónica, de las que casi el 95% están haciendo uso del mismo. Dentro de estos municipios hay 27 con más de 200.000 habitantes. También la práctica totalidad de las comunidades autónomas (excepto el País Vasco), además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, forman parte del sistema y lo están utilizando con éxito”, asegura un comunicado de la cartera que dirige Cristóbal Montoro.

Ya en el mes de julio, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, anunció que desde este otoño todos los ciudadanos y las empresas podrían realizar cualquier tipo de trámite administrativo a través de internet. En verano, y según sus cifras, ya se podían realizar online dos de cada tres gestiones de los particulares y un 94% en el caso de las empresas.

El Gobierno insiste en que entre enero y principios de septiembre más de 3,5 millones de facturas electrónicas se han tramitado a través del nuevo Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas del Estado (FACE) por las distintas Administraciones Públicas y recuerda que entre sus objetivos está “implantar una Administración electrónica, interconectada, transparente y con una estructura clara y simple, capaz de mejorar la relación de la Administración con ciudadanos y empresas y de las Administraciones entre sí”.