Información sobre vivienda y economía

El negocio de las 'smart homes' moverá más de un 10% del PIB de España en cinco años

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Los hogares inteligentes están a la orden del día y sus perspectivas de crecimiento a corto plazo son enormes. De hecho, se espera que las cifras del negocio alcance los seis dígitos en los próximos años. 

Según un estudio de Markets and Markets, este mercado moverá en 2024 hasta 150.000 millones de dólares (unos 132.000 millones de euros) a nivel global. Una cifra que se corresponde, aproximadamente, con un 12% del PIB de España y que convertirá al negocio de las 'smart homes' en uno de los emergentes de los próximos ejercicios.

Para hacerse una idea de lo que representa este volumen, basta recordar que la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM) cifra en menos de 60 millones de euros la facturación que registró la actividad en España durante 2017, tras crecer un 12% interanual apoyada por el crecimiento económico y del sector de la construcción. 

Desde la promotora Neinor Homes, por ejemplo, creen que el mercado del hogar conectado e inteligente crecerá a una tasa de doble dígito próximamente, impulsado por unos precios cada vez más asequbles de las tarifas de internet y de los dispositivos, así como una mayor penetración de la Red en los hogares. 

Y es que los consumidores están apostando por la tecnología como fórmula para aumentar el confort, la seguridad y la eficiencia energética de las viviendas, dando un paso más allá a la domótica tradicional. Las alternativas también están pensadas para ofrecer servicios adicionales como tintorería o 'carsharing'. 

Sin embargo, el desarrollo de las casas inteligentes también estará unido a varios retos tecnológicos. Según CEDOM, "la evolución de la industria 4.0 y del IoT son dos de los obstáculos a los que se enfrenta la industria española, y a la que no son ajenos los fabricantes de sistemas de control y automatización para viviendas y edificios. El número de dispositivos conectados seguirá en aumento, lo cual puede favorecer al control y automatización de viviendas y edificios al poder integrarlos dentro de sistemas domóticos/inmóticos, y el avance de la industria 4.0 debería servir para mejorar la competitividad de la industria española". 

Además, desde la asociación hablan de la necesidad de que todos los actores del sector se coordinen, así como de abordar la complejidad de los retos sociales, económicos y medioambientales que afrontar nuestras ciudades ynuestra sociedad.