Información sobre vivienda y economía

La cárcel La Modelo de Barcelona se recalificará para poder construir 150 pisos sociales y un gran parque

Fachada desde el patio de la cárcel La Modelo / Ajuntament de Barcelona
Fachada desde el patio de la cárcel La Modelo / Ajuntament de Barcelona
Autor: Redacción

Los últimos presos de La Modelo salieron el pasado 8 de junio. Desde entonces dejó de ser cárcel para quedar un futuro indeterminado para un solar de 27.657 m2 libres en pleno barrio de L'Eixample de Barcelona. La regidoría de Urbanismo creó en julio una mesa de trabajo para debatir las diferentes propuestas de uso del edificio. Esta semana el Ayuntamiento de Barcelona han anunciado que reservarán un centro memorial de la prisión y construirán 150 viviendas públicas de alquiler asequible y 14.000 m2 de espacio verde.

La historia del fin de La Modelo nace casi a la vez que la cárcel empieza a bostezar. Se construyó con un error de cálculo de lo que acabaría siendo Barcelona. El derribo de las murallas fue la excusa sacar la prisión de la calle Amalia, en el Raval, y frenar los elevados índices de delincuencia en el casco antiguo, aparte de corregir su funcionamiento caótico. No se podía tener una cárcel en el centro de la ciudad. Pero Barcelona, con los años, se ensanchó y el centro ocupó más que Ciutat Vella. El destino, paradójico, impidió que se desquitara de esta desdicha en su nuevo emplazamiento.

La prisión, que iba a ser provisional, alargó su periodo de vida y siempre albergó más presos de los que le correspondía. Cuando se activa un traslado real de la cárcel fue en 2009 con la idea de llevarla a la Zona Franca, con el Plan director 2009. Pero no es hasta este enero que, finalmente, La Generalitat, dueña de las prisiones de Cataluña, negoció con el Ayuntamiento de Barcelona, propietaria del terreno, que este último cediera dos solares de la Zona Franca y construir allí la nueva cárcel. A cambio, Barcelona recuperaba un solar de 27.657 m2. 

La teniente alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, celebró la modernidad del proyecto qaue se compone por cuatro pilares, "verde, vivienda, equipamientos y memoria". Eso es, un nuevo pulmón para L'Eixample con un parque de 14.000 m2; 150 pisos de alquiler asequible, equipamientos para el barrio; un espacio reservado con exposiciones y actividades culturales sobre la histórica cárcel.

Pero para ver la transformación final de La Modelo habrá que esperar. El calendario del Ayuntamiento planifica para principios de 2018 iniciar el proceso participativo de tal manera que en 2019 se redacten los proyectos y las obras empiecen en 2020. Los estudios de su futuro tendrán un coste de 50.000 euros y destinarán 1,5 millones a partir de enero. Para las obras, prevén, unos 3 millones de euros