Información sobre vivienda y economía

Popular frena la venta de un paquete de inmuebles de 450 millones ante la falta de ofertas atractivas

Autor: Redacción

Popular, que en el mes de mayo puso el cartel de ‘se vende’ a un lote de viviendas, suelo y hoteles valorado en 450 millones de euros, ha paralizado la operación después de que las ofertas recibidas no hayan llegado al precio mínimo fijado por la propia entidad. Apollo, Blackstone, Deutsche Bank y Goldman Sachs son algunos de los inversores interesados en el paquete.

Popular parece no tener prisa por desprenderse de sus activos y todo apunta a que prefiere esperar a malvenderlos.  Al menos, ésta es la lectura que se puede extraer después de que la entidad presidida por Ángel Ron haya decidido aparcar la operación inmobiliaria que empezó a mover en el mercado a finales de mayo.

Fue entonces cuando colgó al cartel de venta a un paquete de viviendas, hoteles y suelo con la esperanza de obtener un montante aproximado de 450 millones de euros.

Sin embargo, en estos dos meses ninguna de las ofertas que ha recibido han sido lo suficientemente atractivas como para cerrar la operación. De hecho, ni siquiera han alcanzado el precio mínimo que se había marcado la propia entidad. Por eso, según publica El Economista, ha decidido aparcar su venta y esperar a que llegue el momento oportuno.

El lote está compuesto por 1.473 viviendas residenciales, 13 hoteles y suelo. Las casas, valoradas en unos 300 millones de euros, se sitúan principalmente en Madrid, Barcelona, Toledo y la Costa del Sol, mientras que el suelo, repartido por diferentes regiones de la geografía española, tiene un valor de unos 100 millones y los 13 hoteles, de unos 50 millones.

Fuentes cercanas al proceso de venta, gestionado por N+1, aseguran que el paquete de activos inmobiliarios ha llamado la atención de algunos de los inversores más activos en el panorama nacional durante los últimos meses: Apollo, Blackstone, Deutsche Bank y Goldman Sachs son algunos de los más interesados en hacerse con el lote de Popular, que con esta operación busca desprenderse de activos no rentables.

En general, la banca española está aprovechando el buen momento de mercado para deshacerse de activos inmobiliarios y deuda con viviendas con colateral. Kutxabank, por ejemplo, ha vendido la mitad de sus pisos y suelo a Lone Star, mientras que Bankia quiere vender toda su cartera valorada en unos 4.500 millones. Caixabank, por su parte, ha adjudicado a Blackstone un paquete valorado en unos 1.000 millones, mientras que BBVA ha puesto a la venta 70 millones en deuda promotora respaldada con 500 viviendas.

Popular, por su parte, no solo quiere desprenderse de ese lote de 450 millones, sino que también de la financiera de consumo de Banco Pastor, especializada en créditos al consumo en comercios, para la que tampoco hay fecha prevista de adjudicación. Pero la entidad tampoco tiene prisa en desprenderse de esta división, ya que es la firma está valorada en apenas 22 millones de euros..