Información sobre vivienda y economía

Oliver Wyman: “Los inmuebles y los créditos impagados ya no son un problema para la banca española”

Autor: Redacción

Los esfuerzos que han hecho los bancos españoles para quitarse el ladrillo de encima está teniendo su recompensa. Además de limitar su impacto en los resultados, el mercado premia la desinversión y ya llevan mensajes muy concretos al respecto.

Según ha aclarado la consultora Oliver Wyman durante unas jornadas sobre la materia, “los activos inmobiliarios adjudicados y los créditos impagados han dejado de ser un problema para las entidades financieras españolas”. Y no podemos olvidar que se trata de la firma que, junto con Roland Berger, fue la encargada de valorar en 2012 el dinero que necesitaba el sector para superar la crisis. Su análisis determinó que el sector bancario requería algo más de 50.000 millones de euros, un montante que Europa finalmente prestó a España a través de un rescate blando (un préstamo en condiciones ventajosas).

Los cálculos de la compañía sitúan en unos 285.000 millones de euros el peso actual de los ‘Non Performing Assets (inmuebles y créditos impagados) en el balance de las entidades. A pesar de que se trata de un volumen todavía muy elevado (somos el segundo país europeo con la cifra más alta), el stock se ha reducido en una cuarta parte en apenas cuatro años (en 2014 superaba los 370.000 millones de euros).

¿Y de qué está compuesta esta cartera inmobiliaria? La firma asegura que en torno a 230.000 millones de euros son inmuebles (los 55.000 millones restantes son préstamos), de los que casi tres cuartas partes son activos terminados, mientras que los demás están en desarrollo o son suelos.

Y las previsiones apuntan a que el sector seguirá reduciendo el peso del ladrillo en los próximos años. Hasta 2022, de hecho, se prevé una disminución adicional de otros 85.000 millones, por lo que para entonces la cifra se quedará en torno a los 200.000 millones de euros, de los que apenas 90.000 millones serán inmuebles. 

Durante las jornadas, expertos del sector financiero, promotores y empresas ligadas al sector inmobiliario coincidieron en señalar que, tras la crisis, la banca ha hecho los deberes. Además, el mercado doméstico ha creado un ecosistema de servicers especializados que está funcionando y se ha convertido en un referente en Europa. 

Más servicers y mejores valoraciones, los retos

Haya Real Estate, uno de los impulsores del encuentro, destacó el papel que pueden jugar los servicers para que la banca logre soltar más lastre inmobiliario, mientras que desde la tasadora Tinsa, otra de las firmas organizadoras, insistieron que la importancia de contar con tecnológía que aporte métodos fiables de valoración de los activos inmobiliarios que forman las carteras para minimizar la incertidumbre en el mercado residencial, que tiene un comportamiento muy heterogéneo, y aceleren las operaciones, a través de criterios como la segmentación de las carteras.
 
De hecho, desde Oliver Wyman sostenien que el volumen de activos y créditos dudosos ha dejado de ser un problema para la banca para convertirse en una oportunidad para los servicers, una industria que actualmente gestiona tres cuartas partes de los inmuebles y préstamos morosos de los bancos. Por otro lado, el mercado sigue situando a los fondos como los potenciales compradores para los próximos años. 

Habrá más operaciones

Los expertos sostienen que veremos más compraventas de carteras próximamente, teniendo en cuenta que los activos son más fáciles de gestionar que los créditos impagados (que son más rentables, pero conllevan mayor riesgo operacional e incertidumbre). No obstante, la apuesta del mercado es que el negocio se centrará próximamente en la gestión y reestrucuturación. 

A partir de ahora no se esperan grandes ventas de carteras, pero sí transacciones de algunos miles de millones de euros, debido al buen momento que vive el mercado. "Existen tenedores que, por motivos estratégicos o de liquidez, no están dispuestos a esperar y necesitan monetizar sus inversiones y luego adquirentes que tienen que optimizar términos de rentabilidad. Se conectan esa oferta y demanda en un ecosistema de visión a medio plazo con futuro favorable”, aseguró Pedro Abella, de H.I.G. Capital.

¿Y qué pasa con los suelos que siguen en el balance de los bancos? Los expertos sostienen que todos aquellos terrenos que estén cerca de las ciudades tendrán mucha salida, porque existe mucho apetito por parte de fondos y promotores. De hecho, creen que el desarrollo de producto es la única manera que tendrán los inversores de obtener un retorno.