Información sobre vivienda y economía

La inmobiliaria de Cuatrecasas desinvierte en logística y ultima la venta de un activo por 18 millones

Fuente: Crónica Global
Fuente: Crónica Global

Emesa, la inmobiliaria de Cuatrecasas, le da la vuelta a su pata inmobiliaria e inicia la rotación de sus activos no estratégicos. Tal y como ha confirmado la compañía a idealista/news, Emesa ha puesto en el mercado una nave logística de más de 32.000 m2 ubicada en Valls, en Tarragona, por la que espera captar 18 millones de euros. Además, fuentes del sector señalan que Emesa ha puesto en manos de consultores parte de su cartera inmobiliaria para valorarla y buscar comprador.

Si bien el único activo por el que ya está recibiendo ofertas Emesa es la nave logística, el paquete de inmuebles en venta es más extenso. Fuentes del negocio inmobiliario señalan que Emesa quiere deshacerse de siete oficinas en el Edificio Urquinaona de Barcelona, ubicado en el número 17 de Ronda Sant Pere, plazas de parking que tiene repartidas por Barcelona y un paquete de pisos en Madrid.

Además, la compañía está sometiendo a valoración sus edificios de oficinas Océano 1 y 2, ubicados en el Parque de Negocio Masblau y un edificio ubicado en Sant Just Desvern, en la calle Narcís Monturiol, para conocer su precio y saber qué estrategia seguir con estos inmuebles.

Esta decisión de rotar su cartera de activos se activó a finales del pasado año. La compañía, tras crear un consejo de administración para gobernar la compañía, decidió dar un giro en su mentalidad para invertir en el mercado inmobiliario, rebajando su parte patrimonial y apostando por una mayor rotación de activos.

El objetivo de este cambio es buscar rentabilidades más altas en sus negocios inmobiliarios. Además, la compañía, especializada en el mercado de oficinas de Barcelona, no descarta diversificar sus inversiones en otro tipo de activos ni su expansión a otras ciudades del país como Madrid y Valencia.

En 2017, Emesa desembolsó 38,5 millones de euros en la compra de terrenos para nuevos desarrollos en Barcelona. Sólo en el área de oficinas, la compañía incorporará 52.000 m2 de espacios de este segmento a la cartera de inmuebles que ya posee en la capital catalana. En este sentido, el año pasado, la corporación compró un edificio en el número 632 de la Avenida Diagonal.

Los próximos proyectos más relevantes de Emesa se ubican en Finestrelles y el Empordà, con una inversión aproximada en conjunto de 105 millones de euros. En la primera de estas zonas, la compañía desarrollará un importante proyecto de oficinas, mientras que la segunda, pondrá a punto el Empordà Golf Club, un complejo que adquirió a Habitat el pasado mayo por veinte millones de euros.

Al cambio de estrategia de Emesa se suma, también, el cambio en la dirección general de su pata inmobiliaria. Ferrán Forrellad, quien ocupaba el cargo de consejero delegado de Emesa Corporación Empresarial desde 2014 y ejercía como socio y administrador único de Emesa Real Estate, salió de la compañía a finales del pasado año.

Su cargo lo ocupa ahora Vanessa Llopart, consejera delegada de Emesa Capital desde el pasado marzo, y lidera el brazo inmobiliario de Emesa junto a Pedro Fontana, vicepresidente de la compañía.