Información sobre vivienda y economía

Intu, dueño de Xanadú, puede entrar en concurso de acreedores si no refinancia su deuda esta semana

Intu Xanadú / Intu Xanadú
Intu Xanadú / Intu Xanadú
Autor: Redacción

La compañía británica, propietaria del centro comercial Xanadú, cuenta con sólo tres días para refinanciar una deuda de 5.000 millones de euros. De no conseguirlo, Intu entrará en concurso de acreedores y sus activos pasarán a ser gestionados por la consultora KPMG, que ha sido contratada para realizar esta labor, según informa Expansión.

El próximo viernes 26 de junio está marcado en rojo en el calendario de Intu Properties. Se trata de una fecha que puede marcar el devenir de la empresa. El último día que la compañía tiene parar cumplir con los criterios de solvencia marcados por sus préstamos y poder así evitar el concurso de acreedores. La realidad es que las luces de alarma se encendieron hace tiempo y ni las ventas de los centros comerciales de Puerto Venecia e Intu Asturias han conseguido aliviar las arcas de Intu.

La crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus no ha hecho más que agravar la situación de la compañía. De hecho, el covid-19 ha impacto de manera directa en los ingresos por alquiler de los centros comerciales propiedad de Intu y es este el principal motivo que ha llevado a los bancos a sopesar la posibilidad de ejecutar las garantías de sus contratos.

A pesar de esta circunstancia, la empresa de origen británico que todavía tiene el 50% de la propiedad del centro comercial Xanadú (Arroyomolinos, Madrid) está intentando alcanzar un acuerdo de última hora con las entidades financieras para evitar el concurso.

"Pese a los progresos alcanzados con los prestamistas, Intu ha nombrado a KPMG en un plan de contingencia para la administración concursal. En caso de que Intu sea incapaz de alcanzar un acuerdo, es probable y cierto que otras sociedades centrales [del grupo] caerán en administración. En esta situación, todas las compañías propietarias de los activos serían requeridas para prefinanciar al administrador para que preste servicios centrales a los centros comerciales. Si el administrador no es pre-financiado, hay riesgo de que esos centros tengan que cerrar por un periodo", ha explicado la compañía en un comunicado que recoge Expansión.

En el horizonte de la compañía y de lo acreedores aparece el centro comercial Xanadú. En el caso de entrar en el concurso, los administradores de este podrían tratar de vender la participación del 50% de este activo para obtener liquidez con la que repagar deuda a nivel de grupo. En esta línea, también podrían transaccionar el desarrollo de un megaproyecto de centro comercial ubicado en Málaga.