Información sobre vivienda y economía

El covid-19 lastra las cuentas de Metrovacesa y Realia, que reducen el valor de su cartera

Metrovacesa y Realia sufren el impacto del coronavirus

Metrovacesa
Metrovacesa
Autor: Redacción

Metrovacesa y Realia sufren el impacto del coronavirus. Ambas promotoras han visto cómo el valor de su cartera se reducía en los primeros meses del año, lastrando sus cuentas correspondientes al primer semestre del ejercicio. Mientras que Metrovacesa ha registrado un deterioro de 58,3 millones de euros en el valor de tasación de su cartera de terrenos, tanto residenciales como terciarios, Realia, controlada por Carlos Slim, se ha anotado un descenso del 1,5% en el valor de su cartera patrimonial.

Metrovacesa registró unos números rojos de 75,9 millones de euros en el primer semestre, frente al cierre de 2019, cuando registró pérdidas de 4,5 millones de euros, según ha notificado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cmnv).

Sin embargo, Metrovacesa aumentó sus ingresos un 15% entre enero y junio, hasta sumar 96,3 millones de euros, debido al mayor número de viviendas entregadas y las ventas de suelo. El beneficio bruto de explotación (ebitda) fue negativo en 8,3 millones de euros.

En los primeros seis meses del año, Metrovacesa entregó 226 viviendas, 80 de ellas durante el confinamiento, frente a las 32 dadas un año antes. Además, realizaron 492 preventas con una bajada de la actividad durante el segundo trimestre por el confinamiento.

La compañía asegura que durante los meses de junio y julio está registrando una recuperación de la demanda, aunque asegura que “las perspectivas del sector siguen siendo inciertas y dependen de la recuperación de la economía y la situación sanitaria”.

Realia, por su parte, anotó un descenso del 1,5% en el valor de su cartera patrimonial a consecuencia de la crisis. Los edificios de oficinas y centros comerciales con que cuenta y alquila, entre los que figura de una de las torres Kio de Madrid, cerró la primera mitad del año con un valor de mercado de 1.522 millones de euros, frente al de 1.540 millones que presentaba a la conclusión de 2020.

De su lado, los activos de suelo y promoción de viviendas de la inmobiliaria esquivaron la devaluación y mantuvieron su valor en los 397 millones de euros, gracias a las inversiones realizadas en los proyectos en curso. En caso de que no se hubieran realizado, también se habrían depreciado, en un 2,4%.

Esta devaluación de activos y las dotaciones y provisiones por importe total de 7,67 millones de euros realizadas por la compañía para afrontar la crisis lastraron en un 95,3% sus ganancias del primer semestre, de forma que se situaron en 1,50 millones de euros frente al beneficio de 32 millones logrado un año antes.