Información sobre vivienda y economía

Aumenta la actividad de las inmobiliarias con la incertidumbre por delante del impacto del covid

Entre 2008 y 2020 crece el número de agencias, el empleo en sector y los locales que ejercen esta actividad

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El sector inmobiliario salió muy tocado de la pasada crisis de 2008, con el estallido de la burbuja de precios, que se llevó por delante empleos de construcción, pero también de las agencias inmobiliarias, y arrastró a muchas familias a tener problemas para pagar su hipoteca.

12 años después, el sector, y toda la economía nacional afronta una seria crisis tras el estallido de la pandemia del coronavirus y sus consecuencias sobre la actividad de cualquier ámbito social, personal y profesional. En este tiempo, y en especial desde que comenzó a recuperarse la actividad, allá por 2014, las agencias inmobiliarias llegan a esta situación de inceditumbre con unos números que son la envidia de otros sectores más golpeados por la actual crisis.

Desde 2008, el empleo en actividades inmobiliarias ha crecido un 33,5% hasta 2020, según el estudio Monitor Adecco de Ocupación II. Esta rama del inmobiliario ha aumentado por delante de la administración pública o las actividades relacionadas con el agua y la energía. 

También, el número de empresas relacionadas con esta actividad ha crecido un 58% entre 2008 y 2020, mientras que los locales dedicados a esta gestión se han incrementado en un 62%, según los datos extraídos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, para Lola Alcover, secretaria del Consejo General del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI), no significa una buena noticia “la razón por la que el sector ha crecido en cuanto a número de profesionales es porque es una actividad de fácil acceso. El único grupo sometido a regulación es el Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API)”, explica. Se convierte, así, en la puerta de entrada al mercado laboral para muchas personas sin apenas formación.

Desde COAPIA afirman que están trabajando junto al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para establecer una regulación de la actividad inmobiliaria, ya que actualmente no hay requisitos para ejercerla pese a que tiene importantes implicaciones, desde legales a fiscales y económicas.

La actividad relacionada con el alquiler turístico también ha supuesto un impulso a las agencias inmobiliarias, aunque este 2020 si que ha sido uno de los ejes más golpeados por la pandemia del coronavirus, por su latencia con el sector del turismo. Otras de las ramas del inmobilairio que presenta mayor recorrido en el futuro serán las que se asocien al ‘build to rent’, según Anna Puigdevall, tesorera de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI).

La incertidumbre es lo peor que puede pasarle a una economía, ya que la gente retrasa sus decisiones de compra a la espera de ver cómo evoluciona la situación. Y esto también ocurre con la vivienda, y cómo seguirá la evolución de los precios de las casas y los del mercado del alquiler. Para ambas expertas estas dudas serán la que más pongan en ‘peligro’ a las inmobiliarias, aunque también afirman que la demanda está embalsa y que volverá a activarse en cuanto se vea una recuperación.