Información sobre vivienda y economía

La última moda en EEUU: leer obituarios para comprar o vender pisos rápidamente

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Morry Eghbal tiene una empresa en EEUU llamada Succesors Data. Se dedica a rastrear esquelas en los periódicos y a buscar los títulos de propiedad en los registros. Luego, vende los datos a los agentes inmobiliarios, quienes al final contactan con los familiares de los deudos.

Eghbal ya tiene más de mil suscriptores a su servicio, agentes inmobiliarios (realtors) que pagan 99 dólares al mes por una información que es clave para su negocio.

Bienvenidos a la nueva moda inmobiliaria en EEUU: buscar muertos para vender o comprar propiedades. La compañía Alltheleads.com, por ejemplo, tiene una base de datos que vale oro: obtiene directamente en los juzgados miles de nombres, apellidos y propiedades de personas fallecidas y de sus sucesores. 

Esos datos luego los vende a inmobiliarias, que rematan la labor poniéndose en contacto con los deudos. Jim Sullivan, propietario de AlltheLeads.com confesaba a 'The Wall Street Journal' que siempre sugiere a los agentes inmobiliarios que escriban una carta a los familiares antes de llamarles por teléfono. Es más educado.

La fase de contactar con los deudos quizá no sea muy agradable, pero desde luego quien lo haga primero, allana el terreno. Los herederos quieren pasta y están dispuestos a vender la propiedad a un precio más asequible que si fueran los viejos propietarios. Para los agentes, es más fácil vender esas casas en ese estado de ánimo. El 90% de esas propiedades se venden antes de un año.

Bill Byrd, una agente de Re/Max Gold vendió una casa de 1,1 millón de dólares siguiendo los consejos de Sullivan, y comprando los datos proporcionados por AlltheLeads.com. “Hay una gran diferencia entre ‘quiero vender’ y ‘tengo que vender”, afirmaba Byrd al periódico financiero, queriendo decir que hay prisas por convertir un inmueble en dinero líquido.

En el fondo, lo que hacen estos agentes es usar la analítica de datos (o big data) aplicada a los obituarios: una buena información puede facilitar el negocio. Se trata de cruzar miles o cientos de miles de datos obtenidos de fuentes fiables, para convertirlos en algo ‘monetizable’. Y adelantarse a los competidores, por supuesto.