Información sobre vivienda y economía

Una ciudad sin coches empieza por sus casas: bienvenido al vecindario de las bicis

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Promover que los vehículos no contaminantes de dos ruedas reemplacen a los de cuatro se ha convertido en uno de los grandes retos de las urbes de todo el mundo y cada cual lo intenta a su manera. Madrid ha municipalizado el servicio de alquiler de bicicletas eléctricas BiciMAD, Oslo prohibirá la circulación de coches a partir de 2019 y un grupo de arquitectos australianos incluso ha diseñado una ciudad planificada exclusivamente para recorrerla pedaleando.

Más allá allá de adaptar el trazado urbano a las bicicletas, hay quien aboga porque las propias viviendas estén mejor preparadas para albergarlas. Es el caso del estudio sueco Hauschild + Siegel, que ha concebido un edificio destinado a que sus vecinos puedan guardarlas mejor en su propio hogar.

Malmö, la ciudad sueca en la que se erigirá Cykelhuset (“Casa de las Bicicletas” en sueco) antes de que acabe el año, está preparada para los ciclistas: sus casi 280.000 habitantes disfrutan de 410 kilómetros de carril bici, la red más amplia de todo el país nórdico. Ahora bien, además de crear vías para que circulen estos vehículos, ¿se puede animar a los ciudadanos a utilizarlos desde el momento en que salen de casa?

FOTO: Hauschild + Siegel
FOTO: Hauschild + Siegel

Según los arquitectos, su proyecto responde a esa necesidad: la urbe “se ha vuelto más y más cómoda para las bicicletas mientras los códigos de la construcción están atrapados en la ideología de coches”. Por eso, han sustituido los tradicionales garajes para automóviles por otros espacios destinados a las bicis.

Una vivienda ideal para las bicicletas… 

“La estrategia es pensar por qué la gente utiliza los coches, y sustituir las bicicletas por los coches”, ha explicado el arquitecto Cord Siegel. Uno de los motivos para recurrir a los automóviles es, sin duda, la comodidad. Obviamente, es mucho más fácil llevar la compra a casa en el maletero de un coche que en una bicicleta.

Para resolver este problema, estos arquitectos han diseñado ascensores más amplios de lo habitual y con puertas adaptadas, de forma que incluso quepan bicicletas con un pequeño remolque para trasladar las bolsas o para llevar a los más pequeños. Aunque hay un garaje en el edificio para guardar estos vehículos, Cykelhuset también está creada pensando en los que quieren tenerlas en su propia casa.

FOTO: Hauschild + Siegel
FOTO: Hauschild + Siegel

Todos los apartamentos de este edificio de siete plantas están adaptados a las dimensiones de estos vehículos respetuosos con el medio ambiente. Al fin y al cabo, las bicicletas pueden integrarse perfectamente con nuestra decoración. “Si compras algo puedes transportarlo hasta enfrente del frigorífico”, ha destacado Siegel.

Pese a ello, parece imposible que la compra de todo un mes mes pueda llevarse en un pequeño remolque. Los arquitectos suecos también han planteado una solución para esos casos: incentivar el uso del comercio electrónico. El complejo albergará grandes buzones, de forma que quepan en ellos incluso los paquetes más grandes.

FOTO: Hauschild + Siegel
FOTO: Hauschild + Siegel

La construcción está pensada además para que todos los vecinos lleguen hasta su trabajo en bicicleta. Situada a pocos minutos del centro, quienes lo deseen pueden pedalear hasta la estación de tren de Malmö y subirse allí a un convoy que los lleve hasta su trabajo.

Aquellos que se decanten por esta opción podrán coger prestadas bicicletas plegables del propio edificio para transportarlas mejor. Además, Cykelhuset ofrecerá hasta una cuota de movilidad: por un pequeño precio, podrán disfrutar de un servicio de reparación de bicis, una flota de coches para compartir cuando sea necesario y billetes para coger el autobús o el tren cuando haga mal tiempo.

El edificio dispondrá de 55 apartamentos de hasta cuatro habitaciones. La primera planta estará dedicada exclusivamente a ofrecer 31 habitaciones que podrán alquilarse, de forma similar a un hotel. Los huéspedes,claro está, podrán llegar a Cykelhuset en bicicleta: podrán alquilarlas directamente en la estación de trenes y utilizarlas durante toda su estancia.

FOTO: Hauschild + Siegel
FOTO: Hauschild + Siegel

Así, en lugar de invertir parte del presupuesto de las obras en construir aparcamientos para automóviles, estos arquitectos planean emplear ese dinero en hacer que las bicicletas tengan su hueco en cualquier parte del complejo residencial y sean utilizadas por cualquiera que pase por ellas. Hasta la estética del edificio está inspirada en ellas: las ventanas son circulares y de un tamaño similar a los neumáticos de estos ecológicos vehículos. Enfrente, se ubica además un parque de ‘skate’, lo que también puede animar a los vecinos a llevar otros hábitos de vida saludables.

… y sostenible al mismo tiempo

Además de hacerlo eliminando los aparcamientos para coches y sustituyéndolos por espacios diferentes, el estudio Hauschild + Siegel ha creado Cykelhuset con el objetivo de demostrar que los edificios pueden ser respetuosos con el medio ambiente por sí mismos.

A su juicio, Suecia tan solo se preocupa por minimizar el uso de energía durante el proceso de construcción, pero no porque el propio diseño sea sostenible. “Nuestra respuesta fue centrarnos mucho más en la energía utilizada fuera de las casas para el transporte personal y las entregas”, defienden. Además de estar orientada a los ciclistas urbanos, Cykelhuset “apoya un estilo de vida sostenible tanto en movilidad como en consumo”.

Por eso, son placas solares las que producen la calefacción y calientan el agua para el edificio. Todos los balcones disponen de espacio para que los vecinos tengan su propio huerto o jardín en los que se pueden cultivar tomates o sembrar flores en ellos. Los residentes en este singular bloque ni siquiera tendrán que preocuparse por su sustento: disponen de un sistema de riego automático. Además, todos podrán disfrutar de un amplio invernadero ubicado en la planta superior para recolectar sus propias verduras.

Aunque por el momento este edificio solo vaya a construirse en Malmö, si la primera Casa de las Bicicletas tiene éxito tal vez se construyan muchos más bloques de edificios similares.  No tendrán garajes para vehículos de cuatro ruedas,  pero sí muchas otras ventajas para lograr que la vida en la ciudad sea más sostenible usando los que solo tienen dos. 

FOTO: Hauschild + Siegel
FOTO: Hauschild + Siegel