Información sobre vivienda y economía

El largo invierno de un lujoso resort vacacional abandonado que pudo inspirar ‘Dirty dancing’

MessyNessyChic
MessyNessyChic
Autor: Redacción

Lo que durante décadas sucedió en el Grossinger’s Catskill Resort Hotel podría haber servido de inspiración para los guionistas de ‘Dirty Dancing’. Aunque la mítica película se rodó por motivos económicos en el Mountain Lake Lodge de Pembroke (Virginia, EEUU), la historia cuenta los turbios amores y desamores que durante décadas se vivieron en lugares como el Grossinger’s.

En este lujoso alojamiento situado en las montañas de Catskill, a solo dos horas al norte de Manhattan, se mezclaban de igual a igual las mejores familias de Nueva York –muchas de ellas de origen judío como la de ‘baby’ Houseman, protagonista del legendario musical–, con camareros, botones, animadores y personal del hotel, como el profesor de baile Johnny Castle, interpretado por Patrick Swayze.

Lo que empezó siendo una pequeña casa de huéspedes que abrió sus puertas en 1917 junto a la pequeña localidad de Liberty, se convirtió en los años 50 en uno de los hoteles de lujo más grandes y famosos del país. De hecho, en 1952 el Grossinger’s se convirtió en el primer resort de esquí del mundo en usar nieve artificial.

Durante sus años dorados, el complejo llegó a tener hasta 35 edificios en los que se albergaba a más de 150.000 clientes cada año. Tenía su propia pista de aterrizaje para avionetas privadas, estación de tren y hasta oficina de correos.

Sin embargo, con la llegada de los azarosos años 80 y la muerte de sus fundadores, el esplendor se acabó de la noche a la mañana. El cambio generacional llevó a la pérdida de gran parte de la clientela habitual. Además, una batalla judicial entre los herederos desembocó en la venta del resort su cierre definitivo en 1986, después de un intento fallido de reforma y reapertura.

El Grossinger’s Catskill Resort Hotel lleva 20 años abandonado y, pese a encontrarse en ruinas, los curiosos que se acercan allí todavía pueden intuir la grandeza de su pasado. En 2013 se presentó un nuevo plan para recuperar el complejo que pasa por convertirlo en un casino, aunque de momento no se ha iniciado la rehabilitación.