Información sobre vivienda y economía

The Symbiotic Towers, tres rascacielos con los que mitigar el calor de Dubái

Así será el complejo una vez finalizado / Fuente: AmorphouStudio
Así será el complejo una vez finalizado / Fuente: AmorphouStudio

Dubái es el lugar donde los sueños arquitectónicos pueden hacerse realidad. Es una ciudad-oasis levantada desde el polvo y que ahora dirige su mirada, gracias a sus edificios, hacia las estrellas. Dentro de su territorio se ubican algunos de los rascacielos más altos del mundo, incluido el más alto, el Burj Khalifa, y gracias a su capacidad para construir semejantes colosos de metal, la mayoría de proyectos vanguardistas toman la ciudad como epicentro en el que desarrollarse.

Bajo estas premisas e inspirado en los oasis y el diagrama voronoi, el estudio de arquitectura AmorphouStudio ha presentado The Symbiotic Towers. Se trata de un complejo de tres torres -una residencial, un hotel y una de oficinas- conectadas a nivel de suelo por una zona peatonal de dos pisos y repletas de vegetación.

Este proyecto no solo destaca por su cara bonita, lo realmente sorprendente es su funcionalidad. Los diseñadores pretenden construir un complejo capaz de enfriar y mitigar los efectos de la cálida atmósfera de Dubái y que pueda servir como centro neurálgico en las estaciones más calientes.

Para ello, la unión entre las tres torres da vida a dos entornos. Por un lado, la cubierta inferior es un oasis verde, lleno de árboles y agua, que tiene como cometido ser un lugar en el que los habitantes puedan reunirse durante los meses más cálidos. Por el otro, el piso superior es una plaza con aberturas para que la vegetación del nivel inferior pueda salir y, de este modo, realizar la fotosíntesis.

Cabe destacar que el nivel superior hace a su vez de techo para proporcionar sombra y que cuenta con instalaciones de obtención de energía solar. Dicha energía supone una gran ayuda a la hora de alimentar el sistema de ventilación del pequeño oasis.

Los desarrolladores del proyecto han pensando hasta en el más mínimo detalle. Respecto a su forma, las torres se estrechan y tuercen con el objetivo de reducir la superficie expuesta a la incidencia del Sol. Además, están orientadas en una dirección concreta con el mismo cometido. Para poder tomar estas decisiones, los arquitectos se han basado en datos y registros del clima de Dubái.

“Este enfoque de diseño tiene como objetivo reducir la imperante dependencia del sistema de aire acondicionado, al tiempo que crea una simbiosis entre la arquitectura y el entorno natural de Dubái”, explican desde AmorphouStudio.