Información sobre vivienda y economía

Wayaland, la ciudad flotante de pirámides modulares autosuficientes que puedes ayudar a construir

El mar está cada vez más en el punto de mira de arquitectos y desarrolladores urbanos. Su extensión es perfecta para desarrollar nuevas ciudades que en tierra firme serían imposibles, debido a la falta de suelo. El último proyecto en salir a escena es el del diseñador italiano Pierpaolo Lazzarini que, inspirado en la arquitectura maya y de los templos japoneses, ha ideado Wayaland, un complejo de pirámides modulares -apodadas Waya- que flotan sobre el océano.

Recreación de Wayaland
Las pirámides que forman el complejo se llaman Wayas / Pierpaolo Lazzarini

“Todavía tenemos mucho que aprender de la arquitectura del pasado como la maya y la empleada en las pirámides egipcias, ya que por su distribución ofrecen una excelente subdivisión de los espacios y, en este caso, un equilibrio perfecto para nuestras construcciones flotantes. Además, el lema de nuestro estudio siempre ha sido piensa en el futuro, pero nunca olvides el pasado", cuenta a idealista news Lazzarini.

Planos de uno de los hoteles
La distribución en forma de pirámide ofrece una excelente subdivisión de los espacios / Pierpaolo Lazzarini

Las diferentes pirámides modulares que compondrían Wayaland ofrecen diferentes entornos de vida y entretenimiento. Dentro del complejo habrá hoteles, tiendas, spas, gimnasio, bares o cines, es decir, todos los establecimientos propios de una ciudad. Además, Wayalanda poseerá granjas y huertas para ser autosuficiente en todos los aspectos.

El complejo contará con granjas y huertos
Wayaland está pensada para ser autosuficiente y sostenible al 100% / Pierpaolo Lazzarini

Los módulos se construirán gracias a la tecnología de impresión 3D y serán transportados hasta su emplazamiento a través de hélices eléctricas, las cuáles también les permitirán desplazarse por el mar si se desea. Cada módulo tendrá cuatro anclajes elásticos en cada ángulo del sótano.

El sótano sumergido
Los módulos se construirán gracias a la tecnología de impresión 3D / Pierpaolo Lazzarini

Un dato destacable es que el chasis, compuesto de fibra de vidrio, carbono y acero, será ensamblado pieza por pieza mientras se sube la estructura, después de colocar el sótano, directamente en el agua.

Un resort de lujo en medio del océano

La pirámide principal de Wayaland está prevista como un hotel. En ella, se superponen diferentes módulos sobre el sótano flotante, que mide 54x54 metros en su módulo más grande.

Recepción del hotel
Pierpaolo Lazzarini es el diseñador del proyecto / Pierpaolo Lazzarini

El sótano del hotel tiene una gran entrada para barcos y allí está ubicada la recepción para acceder a las habitaciones. Al subdividir su altura en diez pisos diferentes, se consigue una superficie total de 6.500 m2. El hotel alcanza una altura máxima de 30 metros sobre la línea de flotación.

Terrazas del hotel
Se espera que empiece a construirse en 2022 / Pierpaolo Lazzarini

Por su parte, el resto de Wayas tendrán las dimensiones que sus propietarios quieran.

En busca de la sostenibilidad

Este proyecto no tendría sentido si no fuera sostenible y autosuficiente. Además, Wayaland se ubicaría en un lugar idóneo para aprovechar la energía que regala el sol, el mar y el viento. “La energía se obtiene a través de paneles solares y turbinas de agua. Todas las superficies externas de los módulos estarán cubiertas con placas solares”, explica el diseñador.

Los módulos serán transportados hasta su emplazamiento a través de hélices eléctricas
El hotel alcanza una altura máxima de 30 metros sobre la línea de flotación / Pierpaolo Lazzarini

“Nuestro objetivo es suministrar con energía limpia a todos los servicios y sistemas de las pirámides, incluidos los desalinizadores que se encuentran en el espacio destinado al almacenamiento ubicado debajo del nivel principal”, añade.

Crowdfunding ‘a lo bestia’

Sin duda se trata de un proyecto cuanto menos interesante pero, ¿quién lo financia?Lazzarini planea iniciar el proceso de construcción de Wayaland a través de crowdfunding. El primer paso sería conseguir los fondos necesarios para el módulo más pequeño, de 10x10 metros, dos pisos y para el cual se necesitarían unos 350.000 euros.

Posibles lugares para colocar el primer módulo
Cada persona que colabore tendrá derecho a votar el emplazamiento del primer Waya / Pierpaolo Lazzarini

Cada persona que colabore tendrá derecho a votar el emplazamiento del primer Waya. Si se colabora con 1.000 euros se tiene acceso a una noche en una de las suites del complejo y si se aporta la totalidad de un módulo, el patrocinador podrá alojarse en él durante un año.

Un módulo
Todos los módulos contarán con su propio embarcadero / Pierpaolo Lazzarini

“La fecha límite para financiar el proyecto es enero de 2021. Si no se llega a la suma de 365.000 para la primera suite, todos los fondos serán devueltos a los contribuyentes a través de Paypal”, tranquiliza el italiano. “Esperamos poder empezar a construir Wayaland en 2022”, añade.