Información sobre vivienda y economía

El Brexit baja los precios de la vivienda en los barrios más caros de Londres

Calles de Kensington & Chelsea / Wikimedia Commons
Calles de Kensington & Chelsea / Wikimedia Commons
Autor: Redacción

Gracias al Brexit, el mercado inmobiliario de Londres vive tiempos convulsos. La incertidumbre política ha alarmado a los inversores, que ahora se piensan dos veces si entrar en un mercado sumido en la inestabilidad y en un futuro incierto.

Para otros, las oportunidades todavía pueden estar por llegar. "Muchos no entramos porque pensamos que el mercado todavía puede bajar más", reconoce un inversor. Si a la rebaja del mercado se le suma la caída de la libra, que desde mayo de 2016 pierde cerca de un 20% frente al dólar y al euro, las oportunidades pueden ser muy interesantes.

A parte de la inestabilidad política, también los nuevos impuestos han encarecido el precio de las operaciones y han espantado a muchos inversores. Un ejemplo de esto son los datos que maneja la agencia inmobiliaria Your Move, que estima que las casas más caras de Kensington & Chelsea y Westminster, dos de los barrios más caros de la ciudad, han bajado de media su precio en 500.000 libras (600.000 euros) el último año. El precio medio en estas zonas ascendió el año pasado a más de 2,3 millones de libras.

Caída del 9% en los 10 barrios más caros

En los 10 barrios más caros de la capital, el precio en el último año ha caído al menos un 9%, aunque ha afectado más a las viviendas más caras. En el resto del país, los precios se mantienen casi estables. En Inglaterra y Gales subieron un 0,6% durante el año pasado, pero si se tiene en cuenta la inflación (alrededor del 2%), los precios en realidad están cayendo.

Por su parte, los analistas pronostican un año gris para el sector en Londres y en el resto del país, aunque consideran que en 2020 se podría vivir una ligera recuperación. La semana pasada, un estudio del Royal Institution of Chartered Surveryors aseguraba que el precio de las casas estaba cayendo al ritmo más rápido de los últimos seis años y que el pronóstico de ventas era el más flojo en dos décadas. La principal razón de este panorama era la falta de claridad respecto a la salida de Reino Unido de la UE.