Información sobre vivienda y economía

Esta biblioteca prefabricada se ha construido en una semana para llevar la lectura a la China más rural

Wu Qingshan
Wu Qingshan
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Leer es un placer. Y más cuando se puede disfrutar de ella en espacios tranquilos y habilitados para ello. Por eso, las bibliotecas, además de servir como espacios en los que el saber y la cultura se han almacenado durante siglos, son uno de los lugares en los que mejor se puede disfrutar del placer de sumergirse en historias de todo tipo.

Desde la aparición de la escritura y de la palabra escrita, el ser humano ha creado este tipo de edificios, como templos dedicados a todo tipo de saberes. Son muchos los ejemplos de fantásticos edificios dedicados a este propósito, algunos desaparecidos, como la mítica Biblioteca de Alejandría; otras, todavía en pie, como la BIblioteca Nacional de Francia, en París, o la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

Sin duda, estos ejemplos demuestran la grandeza y la utilidad de este espacio. Pero, en realidad, cualquier biblioteca, por pequeña y humilde que sea, ejerce un importante papel en la comunidad en la que se encuentra. Ello es lo que ocurre con esta bonita y moderna biblioteca, dirigida, en especial, a los más pequeños, que podemos encontrar en Huaxia, una localidad de la China rural de la provincia de Hebei.

La Biblioteca Estrella, nombre que se la ha dado a esta espacio prefabricado diseñado por Dot Architects, ha sido construida en tan solo una semana, por constructores aficionados utilizando la plataforma de arquitectura de código abierto WikiHouse. Se ubica junto a la escuela de primaria Er-tai, que cuenta con cerca de 1.000 alumnos, y, en realidad, se trata de unas estructuras que se han añadido al edificio principal. Con ella, se ha dotado de un espacio adecuado para el estudio y la lectura, que sustituye a la anterior sala, de 45 m2, que no reunía las condiciones adecuadas.

Para diseñar este bonito y funcional conjunto, Dot Architects se basó en un sistema de código abierto desarrollado por Wikihouse Foundation, que proporciona planos descargables para estructuras simples que se pueden construir de forma rápida y directa. Un sistema que ha sido utilizado ya para diseñar una gran cantidad de edificios de muchos tipos diferentes.

Los edificios prefabricados comprenden módulos que se ensamblan previamente en una fábrica. En ella, la estructura y el aislamiento se combinan con paredes externas e internas.

De esta forma, cuando los módulos se trasladan al lugar en el que se ubicará la construcción, solo hay que pueden colocarlos en la posición adecuada y fijar al marco estructural principal. Si se combinan varios de estos módulos, se crean volúmenes alargados con una sección uniforme.

En este caso, la biblioteca se construido con la combinación de tres volúmenes de estos volúmenes idénticos dispuestos en una fila y escalonados ligeramente en planta. El frontón de cada estructura está empotrado para crear un porche protegido en la entrada.

La estructura norte contiene los estantes de la biblioteca, con un espacio público y un patio que ocupa el área central, y el bloque sur alberga una sala de lectura. Una pérgola contigua proporciona un espacio exterior sombreado.

Aunque Dot Architects se ha basado en unos planos previos, el diseño tiene en cuenta el contexto y la tradición local. De tal forma, se ha hecho uso de la típica tira triangular en forma de hastial, pero su disposición escalonada y su patio interior logran un espacio interesante e interactivo que impregna todo el espacio.

La existencia de un importante número de ventanas, distribuidas por las fachadas asegura que los espacios disfruten de luz natural. Las habitaciones están revestidas con paneles de aglomerado que siguen la forma a dos aguas y crean una sensación de uniformidad en todo el edificio.

El proceso de construcción fue supervisado por los arquitectos junto con especialistas en construcción en madera. El personal escolar y los alumnos fueron responsables de instalar los muebles, y los libros fueron donados por Huaxia Bank junto con otras organizaciones y entidades solidarias.