Información sobre vivienda y economía

Esta espectacular casa prefabricada se inspira en la tradición del desierto de California y es sostenible

Turkel Design
Turkel Design
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Palm Spring es una pequeña ciudad del sur de California (Estados Unidos). Con una larga trayectoria, los primeros habitantes se asentaron en la zona hace más de 2.000 años, a principios del siglo XX se convirtió en un importante foco de atracción turística para personas que por motivos de salud requerían un calor seco. Su fama fue en aumento cuando 1906, el escritor de viajes y naturalista George Wharton James, en su obra The Wonders of the Colorado Desert, describió a Palm Springs como una ciudad con un "un gran encanto y atractivo".

Desde entonces, su desarrollo urbanístico y arquitectónico se vio influenciado por ello. Pero también por su condición desértica, que condujo a que los edificios de la región tuviesen una determinada fisonomía y características, que, todavía hoy, se reivindican como una seña de identidad de la ciudad.

De hecho, recientemente se presentó la Axiom Desert House durante la Semana del Modernismo de Palm Springs, donde fue destacada como uno de los mejores proyectos. Una fantástica casa prefabricada que aúna modernidad y tradición en un solo proyecto.

El estudio estadounidense Turkel Design ha sido el padre de la idea que dio vida a esta vivienda baja que recuerda la arquitectura moderna de mediados de siglo que se encuentra en toda la ciudad del desierto. Además de como vivienda, también servirá como un laboratorio para probar ideas y materiales.

El Axiom Desert House está ubicado en un sitio tranquilo en Palm Springs y desde su ubicación se divisan las montañas de San Jacinto al oeste. El diseño se basa en formas simples y sencillas, pero elegante y, sobre todo, replicable. Es decir, uno de los axiomas en los que se basa este diseño es en la voluntad de poder replicar este modelo en varios lugares. De hecho, el primer ejemplar de este modelo es la residencia de los fundadores del estudio que la creó.

Los Turkels compraron la propiedad de Palm Springs hace varios años. La zona se escogió con la finalidad de crear un nuevo hogar para su familia que aprovechase el clima soleado de la región, adecuado para conjugar en armonía la vida interior y exterior.

Para fabricar y equipar el hogar, la pareja se asoció con dos docenas de empresas de América del Norte y Europa, desde proveedores de iluminación y muebles hasta un diseñador de paredes vivas.

La morfología de la estructura es peculiar, por la forma de su planta en forma de ‘L’. Sus dimensiones son impactantes con sus 193 metros cuadrados, distribuidos en volúmenes rectilíneos que se organizan alrededor de una piscina. El diseño de la casa era preexistente y luego se personalizó para el sitio.

La casa presenta una estructura de postes y vigas y paneles de pared prefabricados. Todos los materiales de enmarcado y revestimiento están hechos de madera de ingeniería. Para las fachadas, el equipo utilizó estuco, bloque de hormigón y abedul modificado térmicamente.

En el interior, hay zonas distintas para vivir, dormir y trabajar. La suite principal se alinea a un lado de la casa, mientras que una guarida y un dormitorio para niños ocupan el otro. En el centro del plan hay una oficina y una zona pública de planta abierta.

La gran sala cuenta con una pared viva verde y un techo de 3,6 metros con terrazas. Las puertas acristaladas permiten que el espacio público fluya hacia el patio trasero, minimizando la separación entre el límite interior y el exterior.

La conexión al exterior se ve reforzada por un elemento de asiento denominado ‘Plataforma Viviente’. Adornada con cojines, la plataforma se extiende desde la sala de estar hasta un patio trasero, y está dividida por puertas de bolsillo que se pueden abrir fácilmente. En ella se puede acomodar a varias personas para realizar todo tipo de actividades junto a la piscina.

Los muebles en el hogar son transformables, una cualidad muy útil que permite que se adapten a las necesidades cambiantes de la familia. El almacenamiento se ha incorporado en toda la vivienda de una manera que maximiza el espacio y minimiza el desorden visual.

Los diseñadores tenían como objetivo utilizar los materiales más sostenibles en toda la vivienda, incluyendo cenizas tratadas térmicamente para techos y álamos diseñados para gabinetes.

Las ventanas de doble panel se colocaron estratégicamente para mitigar la ganancia de calor solar durante los calurosos meses de verano, sin dejar de capturar vistas de las montañas y dar paso a la luz natural.

Además, esta vivienda está diseñada para ser un edificio de energía neta cero. Prueba de ello es que la casa dispone de paneles fotovoltaicos en la azotea que generan la energía necesaria para la vida en ella.