Información sobre vivienda y economía

Hertz se prepara para declararse en quiebra

Dwight Burdette/CC BY / Wikimedia commons
Dwight Burdette/CC BY / Wikimedia commons
Autor: Redacción

La compañía de alquiler de automóviles Hertz está sufriendo la crisis provocada por el coronavirus y se prepara para declararse en bancarrota en EEUU si fracasa en la reorganización de su deuda y no puede ampliar el periodo de gracia con los pagos atrasados contraídos con sus acreedores. Hertz acumula una deuda que supera los 15.000 millones de euros.

El gigante del ‘rent a car’ Hertz se une a la lista de empresas con grandes dificultades para asumir los costes económicos en plena crisis por la pandemia del coronavirus. La caída del sector turístico y de los negocios en EEUU, uno de los países más afectados por el covid-19, ha dejado a esta compañía de alquiler de automóviles prácticamente sin actividad, ni ingresos.

La empresa mantiene conversaciones con algunos acreedores para reestructurar su deuda, sin tener que entrar en quiebra. Aun así, la compañía se está preparando para solicitar el concurso de acreedores ante los tribunales de EEUU para mantener la actividad y ganar tiempo para preparar un plan de recuperación de pagos.

El Gobierno estadounidense ofreció un pan de rescate a las aerolíneas que asciende a 50 billones de dólares, más de 45.000 millones de euros al cambio actual, al que Hertz y otras compañías de transporte no han podido acceder.

La patronal de alquileres de automóviles ACRA había solicitado apoyo al Gobierno de Donald Trump con ayudas y estímulos que alcanzan los 2,3 billones de dólares (más de 2.000 millones de euros).

Hertz no tiene suficiente liquidez para recuperarse con un parón económico como el actual, además de una gran deuda, una flota demasiado grande y la caída de los precios en los coches usados, con lo que lo tiene peor que otras compañías el sector como Avis.

La compañía con sede en Florida, aunque fue originalmente fundada en Chicago en 1918, opera en 12.400 ubicaciones alrededor del mundo, ya ha empezado a reducir plantilla, unos despidos que podrían alcanzar a 10.000 empleados.