Información sobre vivienda y economía

Vivienda en Reino Unido: la demanda acumulada en el confinamiento ayuda a que su precio se recupere

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El precio de la vivienda en Reino Unido aumentó de media un 1,5% interanual en julio, según los datos de Nationwide Building Society. El precio de las casas se recuperó tras los primeros efectos del covid-19 por la demanda acumulada en el mercado británico durante el confinamiento.

El precio medio de la vivienda en Reino Unido alcanzó las 220.936 libras, unos 245.280 euros al cambio actual, según los datos a cierre de julio de una de las mayores entidades de financiación hipotecaria de Gran Bretaña. La demanda acumulada durante los peores meses del confinamiento, entre abril y junio, ha permitido que los precios se recuperen un poco. Para Nationwide “los recortes promovidos por el Gobierno sobre los impuestos a la compraventa de viviendas probablemente ayudará a aumentar el valor en el corto plazo”.

Sobre junio, que registró la primera caída de los precios en el mercado británico desde 2012, se produjo un incremento de los precios del 1,7%.

"El repunte de los precios refleja una recuperación inesperadamente rápida de la actividad del mercado de la vivienda en la fase de desescalada", afirmó Robert Gardner, economista jefe de Nationwide. “La demanda acumulada está llegando y aquellas decisiones tomadas para mudarse antes del bloqueo están progresando”.

El mercado residencial en Reino Unido vuelve a ser optimista tras las medidas adoptadas por el Gobierno de Boris Johnson para luchar contra la crisis del coronavirus, entre las que destaca la exención fiscal para la compra de vivienda. El equivalente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales se suspendió para aproximadamente el 90% de las transacciones. La exención elimina las tasas de las primeras 500.000 libras del valor de la compraventa, unos 555.000 euros al cambio actual.

Para Nationwide, esta medida podría ayudar a adelantar algunas compras, pero también advirtió de las perspectivas de un aumento del desempleo y de las mayores exigencias de los prestamistas. "Existe el riesgo de que esto resulte ser una falsa recuperación", destacó Gardner. “La mayoría de las previsiones esperan que las condiciones del mercado laboral se debiliten significativamente en los próximos trimestres, como resultado de los efectos posteriores de la pandemia y a medida que los planes de ayuda estatales se reduzcan. Si esto sucede, es probable que disminuya la actividad del mercado residencial".